Diplomacia y política en la era digital: Real Donald Trump

0

Ya es usual que varios gobiernos en el mundo e importantes instancias internacionales recurren a las redes sociales para hacer anuncios y exponer decisiones de su política interna y externa. Aunque todavía hay un reducido número de líderes gubernamentales que se niegan a aceptar el nuevo mundo digital, otros amplifican sus mensajes al punto que, incluso, ponen en riesgo la seguridad mundial

Marta Gaba                                                                                                                                                      @martagaba

Quienes analizamos las redes sociales como un componente del universo de nuestros temas de estudio hallamos en ellas información y datos que enriquecen nuestros trabajos. En el área de la participación y el activismo las redes sociales permiten embarcarnos en los vericuetos de la diplomacia digital y la acción política online.

Estas redes se han convertido en el canal inmediato del pensamiento de los líderes mundiales. La adopción de los canales en línea ha traído una apertura nunca antes experimentada ofreciendo una plataforma incondicional y poderosa para los comunicadores. Twitter, en particular, se convirtió en un barómetro diplomático que puede ser utilizado para analizar y pronosticar relaciones internacionales.

Mientras que algunos gobiernos y ministerios todavía reflexionan sobre los pro y contras de las redes sociales, otros han ido más allá de Twitter, Facebook e Instagram para adoptar plataformas como Snapchat, WhatsApp y Telegram, en las que las comunicaciones están bajo el radar y resultan casi imposibles de rastrear. Existe una brecha digital cada vez mayor entre los gobiernos que cuentan con equipos especializados y aquellos que les dedican pocos recursos. Todavía hay un reducido número de líderes gubernamentales que se niegan a aceptar el nuevo mundo digital, mientras que otros amplifican sus mensajes y llegan, incluso, a poner en riesgo la seguridad mundial, como está sucediendo con los tweets del presidente estadounidense Donald Trump.

En una entrevista realizada en abril de 2017 por Financial Times, Trump declaró: “Sin los tuits no estaría aquí… Tengo más de 100 millones [de seguidores]entre Facebook, Twitter, Instagram. Más de 100 millones. No tengo que recurrir a medios falsos”. Sus tuits tienen un gran impacto en los gobiernos de todo el mundo y muchos líderes se preguntan cómo responder a sus incursiones en Twitter.

A pocos días de iniciado 2018, Trump literalmente amenazó vía Twitter a Corea del Norte con una guerra nuclear. Durante su discurso anual, el líder norcoreano Kim Jong-un había dicho que realmente en su escritorio contaba con un botón nuclear capaz de atacar a Estados Unidos. El presidente Trump, fiel a su estilo, respondió: “El líder norcoreano Kim Jong-un acaba de declarar que el ‘botón nuclear está en su escritorio en todo momento”. Puede por favor alguien de su agotado y hambriento régimen informarle que yo también tengo un botón nuclear, pero es mucho más grande y más poderoso que el suyo, y ¡mi botón funciona!”. También en septiembre de 2017 Trump había redactado un amenazante hilo sobre Corea del Norte, al que su ministro de Relaciones Exteriores, Ri Yong-ho respondió que su gobierno consideraba el tuit una declaración de guerra y que como tal podían actuar de la forma que consideraran oportuna. Por ejemplo, un bombardeo estratégico.

También redactó tuits que causaron malestar en los gobiernos de Irán y Pakistán, que no tardaron en responder.

El presidente Trump tuiteó el 2 de enero pasado: “El pueblo de Irán finalmente está actuando contra el régimen iraní brutal y corrupto. Todo el dinero que el presidente (Barack) Obama les dio estúpidamente fue al terrorismo y a sus bolsillos. El pueblo tiene poca comida, mucha inflación y no tiene derechos humanos. ¡Estados Unidos está vigilando!”. El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Bahram Ghassemi, contestó a Trump: “En lugar de perder tiempo mandando tuits inútiles y ofensivos debería concentrarse en los homicidios cotidianos de los enfrentamientos armados en Estados Unidos, y también en los millones de sin techo y gente hambrienta en su país”.

Pakistán también recibió los tuits de Trump el 1° de enero: “Estados Unidos ha otorgado tontamente a Pakistán más de 33.000 millones de dólares en ayudas durante los últimos 15 años, y sólo nos han devuelto mentiras y engaños, pensando en nuestros líderes como si fueran tontos. Dan refugio a los terroristas que estamos buscando en Afganistán, con poca ayuda. ¡Nunca más!”. A raíz de esto, Pakistán convocó de inmediato al embajador estadounidense David Hale en Islamabad.

Algunos usuarios de Twitter han comenzado a reportar al presidente Donald Trump por violar las reglas de la red social, algo que ha sucedido antes como, por ejemplo cuando el mandatario estadounidense tuiteó videos con contenido antimusulmán. Pero a pesar de todos estos antecedentes, desde Twitter responden que el interés periodístico de las publicaciones de Trump supera la toxicidad de sus tuits y su comportamiento es de interés público, además de que no viola las reglas de la red social.

Vistas: 114
Share.

Comentarios

Comments are closed.