Espíritu navideño resiste la crisis venezolana

0

Para nadie es un secreto que Venezuela atraviesa una de las peores crisis económicas, políticas y sociales de la historia. Sin embargo, eso no le impide a muchos entusiasmarse para celebrar las fiestas decembrinas que caracterizan a los venezolanos. Pero, ¿cómo sobrellevar los problemas que azotan a los hogares y festejar al mismo tiempo?

Julio Alcalá                                                                                                                                                      @Julioaar16

Con la llegada de diciembre se instala un espíritu distinto en los venezolanos, al igual que en los habitantes de cualquier parte del mundo que festejan las navidades, pues es el mes favorito de muchos. Pero en 2017 en el país existe un lado oscuro de la moneda: una sombra que encierra un cúmulo de hiperinflación, escasez severa, inseguridad incontrolable, fallecidos a causa de desnutrición y el porcentaje más alto nunca registrado de venezolanos emigrando a otros países.

Sin embargo, a pesar de los problemas los venezolanos se las ingenian para tener algo de diversión, reunirse entre amigos y familiares y, básicamente, celebrar las navidades un año más. En 2016 se gastaban aproximadamente 13.915 bolívares en una hallaca, 9.000 bolívares en una pieza de 6 kilos de pernil, 680 bolívares en la tradicional ensalada de gallina y entre 1.500 y 2.500 por un pan de jamón, todo dependiendo de la zona del país, pero ya reflejaba un aumento súbito inflacionario en el transcurso de pocas semanas. Por ejemplo, entre octubre y noviembre se disparó 54,9%.

La historia se repite una vez más este 2017, aunque de manera más severa, pues los venezolanos deben gastar más de 80% de sus ingresos en comprar alimentos. Este año una hallaca cuesta 30.000 y 60.000 bolívares, mientras que un pan de jamón ronda entre los 100.000 y los 300.000 bolívares. Al igual que el resto de los productos y servicios, estos precios también han experimentado un alza constante desde que comenzó la temporada.

Por lo tanto, los venezolanos han recurrido a la creatividad al momento de preparar e incluso sustituir los platos navideños. No es extraño escuchar que algunas familias cenarán con cualquier otro menú o comerán pizzas, hamburguesas o pasticho, la idea es que en la mesa haya qué compartir en estas fechas especiales y pasar una amena Navidad y recibir el Año Nuevo con esperanza y alegría.

Juguetes, ropa y decoración navideña

Los juguetes siempre han estado presentes en las compras de diciembre. Los padres utilizan la mayor parte de sus sueldos para pagar bicicletas, videojuegos, juegos de mesas, balones y muñecas para los más pequeños de la casa. No obstante, actualmente, un juguete se ha convertido en un lujo.

La ausencia de grandes proveedores y la dificultad para importar mercancía debido a la falta de divisas inciden en la oferta. Las tiendas ofrecen básicamente productos chinos. Las principales jugueterías de Caracas venden muñecas a un millón de bolívares, carros adaptables de la marca Fisher Price para niños de 2 a 5 años entre 600.000 y 1.200.000 bolívares. Debido a esto, los papás tienden a adquirir juguetes educativos, los cuales pueden llegar a costar entre 70.000 y 400.000 bolívares.

Ante esta situación, los dueños de las jugueterías argumentan que hay gran dificultad para traer mercancías de otros países. La Barbie más sencilla cuesta 8 dólares, cifra que parece poco en otros países pero que en Venezuela son muy difíciles de obtener o reunir su equivalente en bolívares debido al salario del venezolano y el ritmo de la depreciación de la moneda local frente al dólar.

Señalaron que las expectativas para el mes de diciembre son muy bajas debido a que en la temporada solo expenderá los pocos productos que le quedan hasta que sus establecimientos se conviertan en su totalidad en una papelería.

Si se habla de los estrenos, es casi imposible adquirirlos como se hacía antes debido a los precios elevados. Un jean para caballero puede costar 2.500.000 bolívares, mientras que una camiseta puede valer 550.000 bolívares. Y quienes desean comprar zapatos nuevos deberán pagar entre 1.000.000 y 2.580.000.

Así es como hay cada vez más público y consumidores de otras alternativas, como ferias vintage, donde se adquiere ropa y artículos usados pero de buen gusto y en buen estado. Sin embargo, otros no se preocupan por eso y repiten vestuario de años anteriores.

Los que quisieron mantener su habitual inversión en decoraciones para el hogar sufrieron un golpe a su bolsillo. En los mercados de pulgas, donde los artículos suelen ser más baratos, la caja de luces blancas tradicionales cuesta unos 30.000 bolívares, luces led en Bs.40.000, el paquete de bambalinas oscilan entre los 20.000 y 40.000 bolívares. El costo de los artículos suele ser más elevado en los centros comerciales: por los pesebres medianos cobran mínimo 90.000 bolívares, las flores navideñas en 10.000 cada una y las estrellas para la punta de los árboles en 80.000.

Navidades nostálgicas

Con la llegada del último mes del año debemos afrontar una triste realidad: miles de familias estarán separadas debido a la migración que se agudizó este año. Si bien en estas fechas se sienten afectados tanto los que se van como los que se quedan, la situación es especialmente difícil para los padres.

Dalia Ojeda, psicóloga clínica del portal web A tu Salud, especifica que los padres tienden a deprimirse por la separación de sus hijos. Por tanto, es necesario que se relacionen con amigos, sobrinos u otros allegados.

Doris González, psicólogo y terapeuta en Emociones en Curso, señala que aun cuando en la Navidad hay mayor sensibilidad porque las festividades se asocian a la familia, se puede afrontar positivamente la situación. Para lograrlo debemos echar mano del espíritu alegre y festivo que caracteriza al venezolano, y mantener en la mayor medida posible las tradiciones de la fecha.

En Alternos deseamos que nuestros lectores celebren una Navidad en la mayor unión familiar posible y que reciban 2018 con esperanza y paz. Sabemos que será un año lleno de adversidades para la sociedad civil pero tenemos fe en que la resiliencia del venezolano y la buena voluntad de nuestro pueblo prevalecerán sobre las penumbras. Viva Venezuela, viva los venezolanos y que nuestra tierra reciba las bendiciones y energías para progresar con alegría.

Vistas: 1501
Share.

Comentarios

Comments are closed.