#RutaAlterna: Sabores que nos dan identidad

0

En nuestra hermosa Venezuela hay cosas que nos caracterizan. En cada estado, cada pueblo, hay algo que nos llena de orgullo. En muchos casos ese “algo” pasa a ser alguien. Particularmente, llena de orgullo muchas cosas: las fiestas, las historias de la gente, los valores, los sitios… y así la lista es larga. Sin embargo, hay un placer que nos hace decir “gracias a Dios soy venezolano”, y es la comida. Comer en Venezuela es toda una experiencia. En nuestro país hasta el pescado frito tiene un sabor que nos desborda de alegría. En esta #RutaAlterna iremos a tres sitios fantásticos, con tres sabores únicos que nos llenan de identidad. ¿Me acompañan?

Por: José Fonseca                                                                                                                                           @Jfonsecav

El primer sabor lo recuerdo de la abuela, esa comida que podía tener pocos ingredientes, pocos procedimientos pero que me encantaba. Por eso desearía devolver el tiempo y tener a la abuela. La mía era fanática del ají dulce y si viajaba a la isla de Margarita y no le traía su ingrediente predilecto casi que me devolvía. Este pequeño pimentón de colores hermosos y sabor indescriptible es un sello Venezolano. En ninguna parte del mundo se cultiva un ají dulce que tenga el sabor del nuestro.

El ají dulce es protagonista de la sazón venezolana. Sus colores van desde el rojo brillante y pasan por naranjas, amarillos claros y oscuros, verde, mezclas de varios colores. Su forma particular hace recordar diversos frutos. Eso sí, como dice la abuela, antes de usarlo pruébalo porque podría ser picante.

El segundo sabor viene con sonidos de tambores, con gustos de montaña, con calor de costa, pero da placer en todo el mundo, literalmente. Este es nuestro cacao de Chuao. Venezuela es la envidia de muchos al tener el cacao más sabroso con el que se elaboran los mejores chocolates de Europa. Chuao fue uno de los primeros pueblos fundados en el siglo XVI por los colonizadores españoles y sus primeros habitantes pertenecían a la etnia Caribe. El cacao de ese pueblo, denominado también premium o fino, ya era famoso en tiempos coloniales y es muy apreciado por los maestros chocolateros de todo el mundo. Actualmente, producen para exportar; los maestros chocolateros se pelean por tener su parte de cacao venezolano.

Y el tercer sabor que llena de orgullo a los venezolanos viene del estado Lara, de la tierra árida, de cujíes y chivos, de tamunangue y tradiciones. Es el cocuy, una bebida con una importante cantidad de alcohol etílico. El mejor es el de 56 grados, el cálido sabor despierta a cualquiera, y como dice el viejo “pone las orejas coloradas”. El más común es de 45 grados y es comercializado de distintas formas: “claritos”, con hierbas, raíces y hasta contra el mal de ojo. El clarito como muchos lo llaman ha pasado a ser un sabor representativo de la zona, viene a encantar paladares y, aclaramos, debe ser consumido con cuidado, con responsabilidad y solo por mayores de edad.

Así termina esta #RutaAlterna en la que estos tres sabores nos llenan de identidad y orgullo venezolano. Pero, además de estos sabores ¿qué otros te llenan de identidad venezolana?

Vistas: 220
Share.

Comentarios

Comments are closed.