Difteria: amenaza mortal en forma de virus

0

La población de los estados Carabobo, Bolívar, Delta Amacuro, Apure, Zulia, Monagas y de hasta Nueva Esparta está afectada por la difteria, una enfermedad que tenía 28 años controlada en Venezuela, casi al punto de la erradicación, hasta que reapareció en 2016. Es altamente contagiosa, infecta amígdalas, garganta y nariz hasta obstruir por completo las vías respiratorias. Recientemente se han registrado muertes por este padecimiento, lo que ha sembrado terror en la población, más aún por la escasa respuesta oficial

Julio Alcalá                                                                                                                                                    @Julioaar16

Tras la muerte de por lo menos cuatro personas en la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera (CHET) de Valencia a causa de difteria los carabobeños iniciaron una incansable lucha por acceder a la vacuna toxoide diftérica en los principales ambulatorios del estado, pese a que los organismos oficiales no se refieren a estos fallecimientos no han declarado alerta epidemiológica.

La difteria es una enfermedad producida por la bacteria Corynebacterium diphtheriae, la cual altera las vías respiratorias, haciendo que las personas padezcan de amigdalitis, faringitis, neumonía en sus formas más severas, lo que conduce a alteraciones cardiacas. El virus reapareció en Venezuela en 2016 tras 28 años de haber sido controlada, y traspasó las fronteras de Bolívar, donde históricamente se concentraba.

Es por ello que el infectólogo Julio Castro considera que el Ministerio de Salud ha tenido tiempo suficiente para haber prevenido su propagación con la distribución masiva de vacunas. Sin embargo, no fue así y estamos ante una epidemia alarmante.

Las alarmas se dispararon en Carabobo cuando el personal médico del CHET informó el 12 de octubre que ingresó al centro asistencial un paciente afectado con difteria. Posteriormente, tras complicarse su estado de salud se anunció la muerte de esa persona. Debido a eso, se restringió el acceso al centro de salud. Después de este suceso, el 19 de octubre, Ronnie Villasmil, secretario de la Sociedad de Médicos Internos y Residentes (Somir), confirmó la muerte de dos 2 jóvenes de 17 y 19 años de edad con síntomas similares. Inicialmente no había un diagnóstico claro, pero las muestras fueron enviadas para su análisis y el resultado dio positivo, admitió Villasmil.

Estas muertes activaron no solo al gremio de la salud, sino incluso a diputados de la Asamblea Nacional que se trasladaron a diversos sectores de Valencia y al hospital central para conocer de cerca la situación. El 24 de octubre, a través de la red social Twitter, el parlamentario Wiston Flores denunciaba que eran cinco las muertes en Carabobo por difteria, además y solicitó a las autoridades sanitarias tomar medidas preventivas y declarar la emergencia epidemiológica.

Por su parte, la epidemióloga regional María Auxiliadora Rengel, dijo en una rueda de prensa ofrecida el 26 de octubre en la sede principal del Instituto Carabobeño para la Salud (Insalud), que el estado Carabobo se encontraba bajo vigilancia epidemiológica por “casos sospechosos importados; doy fe de eso porque la investigación epidemiológica así me lo da”. Con esto la autoridad se refiere a que las personas contagiadas viajaron al estado Bolívar o a alguno de los otros donde está presente la enfermedad y entraron en contacto con personas infectadas.

La Universidad de Carabobo, alarmada por la llegada de la enfermedad al centro del país, recomendó a sus estudiantes tomar las previsiones para evitar el contagio, entre ellas utilizar tapabocas, más aún porque no ha habido un plan masivo de vacunación contra la enfermedad, pues las dosis que MinSalud ha enviado a Carabobo son insuficientes para toda la población, lo que ha motivado constantes protestas en vías principales y calles aledañas a los ambulatorios y otros centros de salud porque las inyecciones se acaban rápidamente.

Más casos que en Haití

Aunque los registros formales son inexactos, en principio porque el sector oficial mantiene en reserva las cifras, como ha sucedido en otros casos, y además porque es común que personas de localidades alejadas de las ciudades o de muy escasos recursos no acudan a los centros de salud, en Carabobo hay actualmente por lo menos 39 casos sospechosos bajo vigilancia epidemiológica.

Pero además de Carabobo y Bolívar (donde la enfermedad es autóctona), la alarma se replica de manera casi ensordecedora en el estado Monagas donde, según confirmó el director regional de Epidemiología, Luis Jiménez, en la entidad había 115 casos sospechosos de difteria hasta el 30 de octubre.

En Venezuela 79% de los casos reportados se deben a vacunaciones incompletas. Desde 2016 suman aproximadamente 447 casos de difteria en todo el país. Se calcula en general que 10% de las personas diagnosticadas con la enfermedad podrían fallecer.

En agosto pasado la Organización Panamericana de la Salud emitió una alerta sobre difteria en Venezuela después de ocho meses de silencio en lo que iba de año. De acuerdo con los datos revelados por la OPS, Venezuela tiene peores indicadores relacionados con difteria que Haití, pues indicaba que durante 2017 solo tres países de América reportaron casos de la enfermedad. Venezuela encabeza la lista con 123 infecciones para ese momento, seguida de Haití con 72 y Brasil con 1 (aunque se cree que este fue importado de Venezuela). Ya en diciembre de 2016, la misma organización alertó sobre la reaparición de la difteria en tres países latinoamericanos.

Según publicó el diario Correo de Caroní, que circula en el estado Bolívar, uno de los más afectados por la difteria y otras enfermedades mortales como la malaria, el primer fallecimiento registrado en 2017 fue en enero, cuando una niña de nueve años de edad proveniente de Pariguán sucumbió al virus y murió en el hospital Guaiparo. La historia se repitió en febrero cuando por la misma causa y en el mismo centro de salud falleció otra niña, pero de 10 años edad.

Síntomas, tratamiento y contagio

  • El tiempo que transcurre entre el contagio y la aparición de los primeros síntomas suele ser de dos a siete días.
  • La difteria puede contagiarse por estornudos, sudor o lágrimas de la persona infectada. También al utilizar los mismos objetos que ha tocado la persona infectada.
  • En la difteria se presentan dos cuadros clínicos: el primero, que suele ser más conocido, afecta de manera severa el sistema respiratorio; el segundo, típico de los países tropicales, ataca la piel y es conocido como difteria cutánea.
  • Los síntomas pueden ir desde fiebre y escalofríos, pasando por tos fuerte, ronquera y dificultad al momento de respirar. Pero el más característico es la formación de membranas grisáceas en la garganta. Son gruesas, densas y están unidas a la mucosa. Este último es el signo más peligroso y angustiante, pues bloquea las vías respiratorias y si se intentan arrancar puede causar mucho sangrado.
  • También se pueden presentar lesiones inflamadas, enrojecidas, con presencia de úlceras y un típico color gris.
  • Si el paciente presenta complicaciones es propenso a sufrir daños en el corazón porque la toxina bacteriana puede llegar a la sangre y circular a través de las vías sanguíneas, haciendo que diferentes órganos vitales sufran de manera severa. También puede afectar el sistema nervioso, incluso causando parálisis.
  • El tratamiento de la difteria debe comenzarse en cuanto el individuo sospeche que padece de esta enfermedad para disminuir la posibilidad de mortalidad. Las personas diagnosticadas deben ser aisladas, porque es una afección altamente contagiosa
  • Recurrir a un especialista (infectólogo, pediatra, otorrinolaringólogo o especialista en medicina de urgencias), quien determinará el tipo de tratamiento que requiere el paciente: vacunas o antibióticos de penicilina.

https://www.natursan.net/difteria-sintomas-causas-y-tratamiento/

Vistas: 209
Share.

Comentarios

Comments are closed.