“La gente propone”, un espacio de encuentro

0

Lejos de esperar a que la clase política resuelva por sí sola los problemas más inmediatos de la población, la sociedad civil trabaja en proyectos que enlazan a las comunidades entre sí mismas y que crean vínculos con las instancias de poder más cercanas

 

Por: Carlos David Carrasco                                                                                                                      @CarlosDMuro

 

Luego de un proceso de conflictividad política y social en Venezuela que duró por lo menos cinco meses, la opinión pública y la gente en las conversaciones cotidianas abordan el tema de las instituciones del Estado con un alto grado de desconfianza. Eso no es nuevo, pero ahora está potenciado.

Se puede entender, bajo la coyuntura actual, que los partidos políticos y los actores institucionales están en un debate interno, que si bien puede ser necesario poco se acerca a los problemas de los ciudadanos. En función de eso la imagen del Estado se debilita, así como su credibilidad.

Para cambiar esta situación los ciudadanos deben sentir a las instituciones públicas más cercanas a sus necesidades y problemas. Si se piensa en qué figura encaja en ese concepto un poco abstracto del Estado la respuesta serían los organismos locales: concejos municipales y alcaldías. Por eso, vale la pena resaltar el trabajo que la sociedad civil está haciendo para acercar a instituciones y ciudadanos a un encuentro para debatir las necesidades a partir del ámbito local.

Desde 2015, el Grupo Social Cesap desarrolla un proyecto denominado “La gente propone”, que consiste en el establecimiento de un observatorio ciudadano de políticas públicas municipales.

A través de ese proyecto se busca agrupar en un espacio autónomo a personas y organizaciones con el fin de identificar, monitorear, evaluar e incidir en determinados problemas y políticas públicas locales; así como contribuir a la participación, coordinación y representación del tejido ciudadano en las gestiones municipales.

El proyecto estableció canales físicos y digitales para que los ciudadanos expresen su preocupación, por ejemplo, por los servicios públicos desde la visión municipal. Esos problemas, si bien no son los más urgentes de la sociedad, sí representan los aspectos que día a día deterioran la calidad de vida de las personas.

Las denuncias por la falta de iluminación en los espacios públicos, la poca frecuencia en la recolección de basura, el acceso limitado al agua potable, así como el incremento de carreteras deterioradas por baches son los reclamos más recurrentes.

Cesap afirma que los ciudadanos, a pesar de conocer las necesidades de su entorno, presentan las quejas de manera dispersa y aislada, y que los grupos o voceros no debaten ni comparten su visión con los demás.

También señala que si bien las personas recurren a los medios de comunicación para denunciar hay pocos casos exitosos en los que voceros o grupos hayan tomado un papel de liderazgo en el seguimiento e información sobre el estado de los servicios públicos y sus correspondientes políticas.

Respecto a los gobiernos locales, Cesap sostiene que las instituciones deben mejorar la atención hacia los ciudadanos y valorar su opinión desde la dimensión individual y colectiva.

De igual forma, se requiere facilitar la participación de los vecinos en la vida cultural, económica, política y social de los municipios, reconociendo los derechos de la condición ciudadana como son el acceso a la información pública, el derecho de petición, propuesta, consulta, y de iniciativa ciudadana, además el de ser escuchado sobre cualquier asunto.

El caso Caricuao

Las principales actividades de “La gente propone” son la creación de una línea base en cada municipio, la elaboración de diagnósticos (principales problemas identificados por las comunidades), la producción de informes de problemas identificados y propuestas ciudadanas, la facilitación de encuentros (mesas de diálogo y reuniones de seguimiento) entre ciudadanos y funcionarios municipales, y la difusión de los resultados.

El proyecto está en el tercer año de ejecución y se lleva a cabo en 12 municipios del país. En el caso de Caracas se aplica en la parroquia Caricuao en alianza con la asociación civil Caricuao Propone.

Hasta ahora, los resultados de la experiencia se pueden analizar desde dos ángulos. El primero se trata de la cantidad de problemas identificados. En el caso de Caricuao, la inseguridad por bandas delictivas y ausencia policial, las precarias condiciones del transporte público y las múltiples fugas de tuberías que suministran agua se posicionan como las principales necesidades de los habitantes.

El otro ángulo, el más importante, es la organización. En Caricuao se creó un grupo de veedores municipales, vecinos capacitados por el Grupo Social Cesap para que sean ciudadanos empoderados dispuestos a incidir en el espacio público, con capacidad de gestionar una contraloría social eficiente e integrar una comunidad propositiva que colabore y presione al Estado desde ámbito municipal.

Si esa iniciativa tiene continuidad y sigue creciendo se puede convertir en un elemento que contribuya a la cohesión social y política del país. Y más allá de los problemas coyunturales que necesitan solución inmediata se puede empezar a construir un futuro con horizonte compartido necesario para la estabilidad.

Vistas: 293
Share.

Comentarios

Comments are closed.