Lo que la censura ya no deja escuchar

0

Prender la radio para escuchar música o el programa de variedades u opinión preferido ya no es una opción para muchos en Venezuela. En lo que va de 2017, casi 50 emisoras han salido del aire por órdenes de Conatel, y han sido reemplazadas en el dial por estaciones con programación vinculada al sector oficial y música folklórica, vulnerando el derecho de la audiencia a escoger lo que quiere escuchar

Julio Alcalá                                                                                                                                      @Julioaar16

Los venezolanos son un público cambiante en sus gustos musicales, pero con el cierre de más de 40 emisoras de radio en todo el país en lo que va de 2016 por parte de Conatel muchos oyentes han perdido sus opciones favoritas en el dial. Desde 2011 la cifra de estaciones radiales afectadas con estas medidas asciende a más de 200. Es decir, una gran cantidad de radioescuchas con cada vez menos posibilidades de escoger.

Según el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) durante los últimos 5 meses las radios han vivido una de las peores crisis en Venezuela. Los estados Zulia, Monagas, Miranda, Carabobo, Nueva Esparta, Falcón y Barinas han sido los más afectados con las sanciones de Conatel.

Comúnmente en el dial predominan los programas musicales y de variedades sobre los de opinión e información. La música pop estadounidense está en el top, luego la pop latina y nacional, los ritmos urbanos caribeños, la salsa y en un lugar bien alejado los géneros de folklórica nacional.

Aunque desde 2009 esa proporción ha cambiado, pues tras el cierre de las emisoras y el surgimiento de programas del gobierno los géneros extranjeros han disminuido –por normativas de Conatel– a pesar de su popularidad.

Según la Ley de Contenidos promulgada en 2012, las emisoras debían incluir en su programación 50% de géneros musicales propios de Venezuela en 50% de su programación, pues de lo contrario podrían ser multados.

El cierre más reciente ocurrió la noche del 25 de agosto, cuando las FM 92.9 y La Nueva Mágica 99.1 se sumaron a la larga lista de emisoras de radio y estaciones de televisión a los que Conatel ha clausurado.

Tras el cierre de la 92.9 nació Corazón Llanero FM, la cual es dirigida por Juan Escalona, teniente, ex edecán de Hugo Chávez y actual miembro de la Asamblea Nacional Constituyente. No es el único caso en el que las emisoras cerradas han pasado a pertenecer a dirigentes políticos del gobierno o más recientemente a miembros de la actual ANC.

Este 2017 los venezolanos perdieron programas musicales y mixtos que comenzaban a formar parte de su rutina. Con el cierre de la Mágica 99.1 FM se esfumaron secciones como “Venezuela mágica”, programa que iniciaba a las 5:00 am y despertaba a sus seguidores de la mano de la cantante Annaé Torrealba que interpretaba música folclórica. En ese espacio también se leía poesía.

Además se dijo adiós al programa “El deskro de las 11”, conducido por dos grandes figuras femeninas, la cantante Kiara y la bailarina profesional Diana Patricia (“La macarena”), en el que hablaban del mundo de la farándula musical.

En Falcón los oyentes perdieron una emisora netamente musical, la Hit 90.7 FM, que también entró en la lista de cerradas por Conatel. En ese estado además fueron clausuradas otras cinco estaciones: Jet 95, Studio 92.1, Punto Fijo Stereo, Península 93.3 y San José Obrero.

En Cojedes fueron cerradas por “alterar indebidamente el espectro radioeléctrico” Rumba Brava 95.1 FM, Tropicalísima 92.9 FM, Órbita 100.1 FM, Golosa 97.5FM, Sonido 104.3 FM y Luna 95.5 FM.

La radio prendida en la casa o en el carro dejó de ser una opción para una gran parte de los venezolanos; ahora muchas de estas emisoras conservan su señal solo por internet en un intento por mantener la audiencia hasta cierto punto, pues hay que recordar que aproximadamente 60% de la población venezolana no tiene accedo a la red.

Vistas: 379
Share.

Comentarios

Comments are closed.