Acorralados: “escrache” contra el chavismo

0

 

Tanto los venezolanos radicados fuera del país como los opositores en Venezuela no dudan un segundo en hacerles frente a los funcionarios del gobierno que se cruzan por su camino. España, Australia, estados Unidos, México y Líbano son algunos países donde se han dado estos careos difundidos por las redes sociales

Julio Alcalá                                                                                                                                              @Julioaar16

Un escrache es aquella acción de protesta contra personas que pertenecen a un ámbito político, administrativo o militar en reclamo de abusos cometidos durante su gestión. Generalmente, esta acción se suele hacer en lugares públicos, donde los afectados quedan expuestos con el propósito de luego difundir la agresión. El término nació en Argentina en 1990, pero con el paso de los años ha sido adoptado en otros países, entre ellos, Venezuela.

Las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, iniciadas el 1° de abril no solo se han llevado a cabo en el territorio nacional, sino que sobrepasan las fronteras. Y los ataques verbales directos a figuras vinculadas al chavismo son cada vez mayores y más crudas. Maripili Hernández, Mario Isea y Tarek William Saab son algunos nombres que relucen en la lista de quienes han recibido un escrache.

Aunque muchos venezolanos se divierten con los videos en los que se acorralan a partidarios chavistas, la mayoría no sabe con certeza qué se esconde tras este tipo de manifestación. Son demasiadas características negativas las que se ocultan bajo el nombre “escrache”, siendo una de ellas el acoso.

Juan Antonio Blanco, director ejecutivo del Centro de Iniciativas de América Latina y el Caribe del Miami Dade College, explicó en una entrevista concedida a diario estadounidense El Nuevo Herald, que este tipo de actos podrían presentar una serie de injusticias interminables. Aclaró que no está de acuerdo en que se agreda verbalmente a una persona por sus pensamientos e ideas: Si eso ocurre no nos diferenciamos en nada (de ellos).

En su análisis, Blanco comenta que en el caso venezolano el escrache puede estar inspirado en las prácticas que hacen algunas organizaciones conocidas como “name and shame”, que consisten en identificar a los represores y avergonzarlos o dejarlos expuestos ante la comunidad internacional y en la que viven.

Resaltó que existe una diferencia entre quien es un chavista ideológico, un narcotraficante del Cartel de los Soles, un Guardia Nacional que dispara estudiantes y los jueces del Tribunal Supremo que anulan la Constitución.

El psicólogo social Ángel Oropeza, declaró que si bien esas acciones no son justificadas, son comprensibles, pues las personas que agreden suelen encontrarse en un exilio forzado: “Se entiende la rabia, pero no podemos comportarnos de la misma forma en que criticamos a nuestros adversarios políticos, tenemos 18 años con la sombra del discurso de odio promovido por Hugo Chávez y ahora fortalecido por Maduro, una retórica que contaminó a gente de un bando y de otro y que promueve que el que piensa distinto a mi es mi enemigo y hay que destruirlo”, acotó.

Leoncio Barrios, psicólogo social, especificó que el escrache deja en evidencia las ganas de vengarse de una persona. Dice que puede perjudicar, ofender o alterar notoriamente a cualquier individuo, llegando incluso a afectar a los familiares o terceros del verdadero responsable de problema, aunque no tengan relación con el conflicto.

El escrache detonante a Socorro Hernández

Uno de los escraches que más notoriedad tuvo fue el dirigido a Socorro Hernández, rectora del Consejo Nacional Electoral, poco después de las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente en un supermercado de Caracas. La rectora fue acorralada por un grupo que la confrontó con palabras acusatorias como “asesina”, “criminal” y “cómplice”.

Este suceso no fue uno más para el gobierno. A raíz de este episodio, el presidente Nicolás Maduro, de la mano de la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, decidieron idear planes contra los “crímenes de odio” contra funcionarios políticos: “Hay que castigar severamente y de manera inmediata los delitos de odio, a través de una ley constitucional contra el odio, la intolerancia y el fascismo, siendo la idea que surgió en conversaciones con los constituyentes”, exigió Maduro en su programa de radio y televisión dominical.

La ex canciller aclaró que los delitos de odios serán atendidos por la Comisión de la Verdad y quienes los ejerzan deberán vérselas con la justicia: la ley establece penas de hasta 25 años a quienes emitan mensajes considerados de odio contra funcionarios públicos y prevé sanciones para medios y redes sociales que difundan grabaciones en las que se ataque o se burlen de estos personeros. Rodríguez afirmó que este tipo de actos violentos no pueden pasar inadvertidos.

Inusuales victimas del escrache

En los últimos meses de protestas se registraron un par de incidentes donde multitudes agredieron a personas que físicamente se asemejan a personalidades de la farándula involucradas con el chavismo. Los hechos fueron denunciados y rechazados tanto por el gobierno como la oposición. Otro notorio escrache ocurrió en Miami cuando una mujer insultó al cantante Servando Primera en un restaurante. La opositora acusó al hijo de Alí Primera de ser chavista y asesino. El altercado alcanzó niveles virales rápidamente.

Si bien el video del escrache se hizo viral, más contundente fue la respuesta del cantante que se difundió por varias redes. En un video subido a su cuenta de Twitter, el cantante respondió en prosa asegurando que no tiene cargo político pero si tiene “cargos de conciencia” y que Venezuela no necesita que “una persona ataque a otra persona porque en su corazón el odio es quien razona”.


Ministro de Relaciones Exteriores no se salva de escrache en Nueva York

El canciller de la República tampoco se pudo salvar de los insultos de una venezolana en Nueva York. El video del incidente empezó a circular en las redes sociales el 26 de agosto y rápidamente se hizo viral. Ocurrió en el Parque Central, donde estaban reunidos el canciller Jorge Arreaza junto con el viceministro de Relaciones Exteriores para América del Norte, Samuel Moncada.

Arreaza estaba en Nueva York en una reunión con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y el embajador de Rusia, Vassily Nebenzia. El escrache se produjo horas después de que el gobierno de Estados Unidos decretó sanciones contra Venezuela.

En defensa del canciller, Moncada confrontó a la mujer, evitando que se le acercara a Arreaza, y se limitó a preguntarle quién le pagaba, negando los insultos propinados, incluso en inglés. Es el escrache al oficial de más alto rango en función hasta ahora en el extranjero.

Embajador ante la ONU, Rafael Ramírez 

Al igual que el Ministro de Relaciones Exteriores, el Embajador de Venezuela ante la ONU recibió una dosis de escrache al salir de reuniones diplomáticas en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, donde reside.

Hace un mes Ramírez y familiares también fueron encarados por venezolanos enfurecidos en un lujoso restaurante de Brooklyn, NY. El incidente se hizo rápidamente viral por el agresivo intercambio entre las personas y los familiares del embajador Rafael Ramírez.

 

México: Jorge Rodríguez

Uno de los recientes insultos que causó más revuelo fue el que recibió el alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez. En tierras mexicanas fue perseguido junto a sus hijos y su madre por un emigrante venezolano. El hombre lo increpó, cuestionándolo sobre el dinero que había usado para viajar al exterior.

Días antes de su viaje, Rodríguez había criticado frente a las cámaras de televisión la inseguridad de México y el gobierno de su presidente Enrique Peña Nieto. “País más violento y desprestigiado que México no existe. Yo quisiera que el señor Peña Nieto convocara a una constituyente a ver cuántos votos saca”, manifestó.

Mientras el hombre los grababa y lo insultaba –“Viniste a gastar los dólares manchados de sangre, te vas a ir corriendo”–, el hijo de Jorge Rodríguez quiso enfrentarlo, pero su padre no lo permitió y tomándolo del brazo aceleró el paso dejando atrás y sola a su madre, quien insultó al escracheador.

 

Australia: Lucia Rodríguez

En mayo, unas venezolanas encararon a la hija del alcalde del municipio Libertador de Caracas cuando la vieron caminar por las calles de Australia, donde estudiaba.

El hecho se hizo viral en las redes sociales, se difundió un vídeo en el cual se puede observar a Lucía Rodríguez en Sidney mientras recibe frases como “Por culpa de tu papá hay gente muriéndose” o “Llama a tu tía y pregúntale cómo está Leopoldo”, ya que en esos días se desconocía la condición física del líder opositor encarcelado, Leopoldo López.

A pesar de que Lucia no respondió a los comentarios que le gritaban las mujeres que le gritaban y la grababan, su padre rápidamente intervino, argumentando que una de las mujeres que molestó a su hija era amiga de Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López.

Suiza: César Méndez

El embajador de Venezuela en Suiza fue uno de los primeros en ser enfrentado por los venezolanos del exterior. El suceso tuvo lugar en un supermercado de Berna, donde una mujer lo persiguió por los pasillos de la tienda y le gritaba “ladrón” en alemán.

Méndez, en el video, intenta hacerse pasar por un suizo más, hasta que al final sonríe a la cámara y junto a su acompañante, de manera sarcástica, le dice a la mujer que los increpa “Te amamos”.

La mujer continuó expresando su molestia en el idioma extranjero, diciéndole que mientras él se da la gran vida hay personas en su país muriendo de hambre.

República Dominicana: Manuel “Coco” Sosa

También son víctimas de escrache aquellos que han dejado en evidencia su posición política a favor del gobierno o que tienen vínculos financieros con el Estado. Tal es el caso del actor Manuel “Coco” Sosa, quien estaba comiendo en República Dominicana cuando una mujer se acercó a su mesa y lo acusó de robarse el dinero de los venezolanos.

Sosa no solo es un actor y presentador de TV, sino que se vio involucrado en un escándalo de corrupción a través de la empresa Suministros Gramal C.A, la cual preside y que habría entablado contrataciones irregulares con la empresa Petropiar, S.A., filial de Petróleos de Venezuela.

“Porque eres un chavista asesino, ladrón, las muertes de los chamos, con esa carita de ‘yo no fui’, te pones de espalda para que nadie sepa que eres un chavista, se mueren por tu culpa”, le decía la señora mientras sostenía el celular de frente al rostro del “Coco” Sosa.

España: Maripili Hernández

Entre los casos más sonados está de la ex ministra Maripili Hernández. En plena calle en Barcelona, España, se dio una fuerte discusión entre dos venezolanos y la periodista. En el video que deja en evidencia el careo los hombres la acusan de ser una de las tantas personas que permiten que el gobierno de Nicolás Maduro se mantenga en el poder, además le hicieron preguntas referentes a las masacres de estudiantes durante las protestas.

“Pasando hambre, sin pañales, sin leche y sin comida. ¿Esa es la revolución bonita que tú comandabas? Hacer cola a las 3:00 am, ¿esa es la revolución que tu comandabas, esa es la patria que nos iban a dar a nosotros?”, fueron algunas frases con que la confrontaron.

Hernández, molesta e indignada, contestaba que ella no era diplomática, sino una periodista. El segundo hombre le preguntó si como comunicadora social estaba al tanto de los hechos en Venezuela, a lo que ella se limitó a exigir respeto.

Líbano: Tarek William Saab

En la ponencia de defensor del Pueblo, Tarek William Saab, en el Congreso Mundial de Emigrantes Libaneses, ocurrió uno de los escraches que se hizo tendencia en Twitter.

En reunión realizada en la ciudad de Beirut, donde se agruparon libaneses que residen en otras partes del mundo, el defensor del Pueblo iniciaba una exposición sobre los derechos humanos en Venezuela cuando entró una mujer con una bandera de Venezuela al revés en tono de protesta e interrumpió la exposición de Saab.

Una acompañante que grababa el suceso gritaba consignas que dejaron sin habla al defensor. Entre ellas: “¡Mi pueblo se muere, nos están matando!” “¿Dónde están los derechos?” “Mi gente se muere, Tareck”.

 

Vistas: 233
Share.

Comentarios

Comments are closed.