#RutaAlterna (2): ¡Al rescate de los anfibios y la biodiversidad!

0

El interés del público por las serpientes es cada vez mayor. En Venezuela existe una gran variedad de especies, aunque algunas de ellas están en grave peligro de extinción. Un joven reunió a otros amigos amantes de la herpetología y fundaron Venezuela Wild Life, iniciativa orientada a la observación de fauna de manera responsable y didacta

Por Jose Fonseca                                                                                                                                               @Jfonsecav

Daniel Quihua es un naturalista enamorado de la herpetología (estudio de anfibios y reptiles) y con más de cinco años de experiencia lleva un hermoso trabajo a favor del ambiente, creyendo fielmente en esta hermosa tierra: Venezuela.

Si algo tenemos en común es el amor por las serpientes, ¡son animales fantásticos! Me cuenta que su pasión a estos animales inició por un accidente ofídico que tuvo un familiar y a partir de allí la curiosidad lo invadió y comenzó un proceso de formación autodidacta que cada día es mayor. Hoy cuenta con la experiencia de trabajar en zoológicos, centros de rescates, espacios de investigación y una gran cantidad de trabajos de campo que lo proyectan como la generación de relevo de muchos herpetólogos.

Anfibios en peligro

Si algo he aprendido de Quihua y mis amigos herpetólogos es el cuidado que debemos tener con la herpetofauna, actualmente el mundo se ve afectado por un hongo patógeno denominado Batrachochytrium dendrobatidis. Este hongo produce una enfermedad llamada quitridiomicosis, que afecta la piel de los anfibios y el paso de sustancias a través de ella. Se alimenta principalmente de queratina (una proteína presente en la piel de anfibios y otros animales) y causa anorexia, letargo, mudas excesivas de piel y en muchos casos la muerte. Este hongo de origen africano ataca exclusivamente a los anfibios y su propagación se debió al tráfico de especies de este grupo hacia otros continentes.

Asimismo, Quihua relata que debido a la intervención de diversos espacios para la agricultura se ha perdido el hábitat de estos animales y con ello las poblaciones, en caso particular los atelopus, que son unos pequeños sapos que podrían ser llamados ranas arlequines y que se caracterizan por presentar coloraciones llamativas, además de poseer altas concentraciones de toxinas en la piel y por ser de hábitos diurnos.

Autores afirman que en los Andes venezolanos han sido identificadas siete especies de atelopus hasta el presente, entre ellas: Atelopus carbonerensis, A. chrysocorallus, A. mucubajiensis, A. oxyrhynchus, A. pinangoi, A. sorianoi y A. tamaense, todos en ambientes de selva nublada y páramo, entre los 1.500 y 3.500 metros de altitud. Todas se encuentran amenazadas de extinción.

Turismo: Venezuela Wild Life

Daniel Quihua junto a algunos amigos creó Venezuela Wild Life, un proyecto con el que se busca promocionar el ecoturismo orientado a la observación de fauna de manera consciente, inteligente y responsable. La aventura se hace presente y el mensaje del cuidado a la biodiversidad será esencial.

Asimismo, esta iniciativa tiene entre sus planes hacer expediciones científicas, viajes, trabajos de campo y sobre todo salidas para observar y fotografiar. Se proponen ayudar a la sociedad brindando talleres, cursos y eventos para el aprendizaje.

Llenos de ánimo y con una fe inquebrantable en Venezuela se lanzan al mercado turístico como una gran propuesta.

Venezuela es un país maravilloso y existen miles de historias que llenan de orgullo, por eso agarro mi maleta y sigo el recorrido ¿Me acompañas? Hasta el próximo #ViajandoJuntos.

 

CONTACTOS

Facebook: @venezuelawildlife

Daniel Quihua: correo Jdquihua@gmail.com

Vistas: 332
Share.

Comentarios

Comments are closed.