Adiós capital, hola escasez: Crisis empresarial en Venezuela

0

Durante 17 años más de 50% de las industrias que operan en el país han tenido que cesar operaciones, lo que ha causado una grave crisis de escasez que se agudiza con el paso de los días

Julio Alcalá                                                                                                                                                        @Julioaar16

Expropiaciones del gobierno, la disminución de ventas y producciones, entre otros factores, han motivado a más de 50% de las industrias venezolanas en el país ha cerrar sus puertas debido al desequilibrio económico. Esto ha conllevado a una crisis de desabastecimiento que se agudiza cada día más. Ante esta situación, los venezolanos han emprendido nuevas estrategias en el mercado e introducido marcas alternativas.

Venezuela ha sido considerada un gran mercado, por lo que para muchas compañías se les hace complicado cerrar sus operaciones y prefieren esperar a que la mala racha se acabe. Sin embargo, las precarias condiciones económicas del país, el control de cambio que lleva ya 13 años y la dificultad al seguir con las operaciones por el poco acceso a las divisas y a la compra de materia prima han llevado a las casas matrices de estas empresas a decidir esta salida.

El Consejo Nacional de Comercio y los Servicios de Venezuela (Consecomercio) dijo recientemente que más 500.000 empresas han desaparecido del territorio nacional. Actualmente, solo trabajan 250.000 compañías de las 830.000 que funcionaban en el año 2000.

Alfonso Riera, vicepresidente de Consecomercio, asume que el gobierno es responsable de la crisis de la escasez debido a que posee el monopolio de las divisas desde 2003, lo que impide que los comerciantes puedan obtener materia prima para la producción de artículos: “Ese es el motivo por el cual los comerciantes manifiestan en la actualidad. Venezuela tiene una economía hiperinflacionaria. Aún se desconoce por qué el Banco Central de Venezuela no suministra información ni ajustes desde hace más de un año”.

Entre las empresas venezolanas que se mudaron a otros países están Wonder Venezuela, tienda encargada de producción de textiles, Clorox y Pine-Sol, empresas de productos de limpieza, y las aerolíneas Air Canadá y Alitalia.

Mientras tanto, industrias de dulces y bebidas como Oreo y Coca-Cola disminuyeron la producción. La empresa de juguetes para niños Mattel mantendrá relaciones con Venezuela pero desde México y, por último, la casa cinematográfica 20Th Century Fox exportará películas al país siempre y cuando sea un buen negocio, de lo contrario, no lanzarán estrenos en Venezuela.

En 2013 la cervecera brasileña Brahma dejó de operar en Venezuela, una de las primeras transnacionales en abandonar el país. En aquel momento el economista Ángel Alayón explicaba en el portal Prodavinci que el caso de Brahma era uno de los más graves, pues es parte de un problema que afecta el bienestar de los venezolanos, y recordaba que no hay ningún país del mundo que haya podido prosperar y superar la pobreza de forma sostenible sin una inversión privada vigorosa.

La lista de compañías de renombre mundial que decidieron abandonar el mercado venezolano la encabeza una marca elitesca, bien distanciada del consumo masivo, pero con un público cautivo en el país. En 2010 la boutique francesa especializada en artículos de viaje Louis Vuitton anunció su retiro alarmada por las incontrolables expropiaciones de grandes empresas. Al conocerse la noticia, el gobierno la tachó de “traidora”, pues muchos personajes de la revolución bolivariana eran sus clientes.

En apenas cuatro años, Venezuela pasó del puesto 106 en el ranking de competitividad global al 126. En el ranking de facilidad de hacer negocios, Venezuela se ubica en el puesto 180. Casi no hay países detrás del nuestro.

Alternativas a la crisis

Con el crecimiento de la crisis también nacen ideas para abastecer las despensas de los venezolanos. Tras la salida de bebidas alcohólicas como Brahma y la dificultad para traer whisky a Venezuela, el ron aumenta ganancias semana tras semana, pues pasó de ser un producto subestimado a volverse una bebida de status, como lo califican en un reportaje divulgado por la cadena BBC.

El precio del whisky puede ser de 150.000 bolívares, mientras que un ron de la más alta calidad se consigue en 40.000. En una economía que depende del petróleo, figuran el ron y el cacao con una creciente exportación.

Productos de limpiezas reconocidos como Ace, Mistermusculos, Clorox, Más, entre otros, son casi imposibles de conseguir. Debido a esto, se le han abierto las puertas a nuevas o desconocidas marcas. Tal es el caso de Fácil Química, que ahora reina en el mercado con los productos Clic. Fácil Química tiene acceso a las divisas, permitiéndole exportar sus artículos de limpiezas a Europa y Norteamérica.

Pero los venezolanos también han recurrido a crear sus propios productos. En el caso de los alimentos retomaron la siembra que les permitan obtener de manera sencilla los granos, cereales, vegetales y hortalizas para el consumo. Asimismo, utilizan plantas para la creación de productos de limpieza y aseo personal.

Vistas: 482
Share.

Comentarios

Comments are closed.