Pluma y tintero para el respeto a diversidad sexual

0

Desde 1969 se celebra el Día Internacional del Orgullo Gay, en homenaje a los disturbios de Stonewall. América Latina aún tiene mucho camino que andar para que los derechos de la comunidad LGTBI sean reconocidos por las instituciones y la sociedad. Este año, un concurso de storytelling busca promover el respeto y valoración de la diversidad sexual a través de escritos

Julio Alcalá                                                                                                                                              @Julioaar16

 

Han transcurrido 48 años desde los disturbios de Stonewall, aquella madrugada del 28 de junio de 1969 cuando una violenta redada policial al bar Stonewall Inn, en el barrio neoyorkino Greenwich Villages, desató la primera rebelión de homosexuales en lucha por sus derechos sin importar las represiones policiales. A partir de esa fecha se conmemorada en todo el mundo el Día Internacional del Orgullo Gay.

Con el paso de los años, países como España, Filipinas, Italia, Canadá y República Checa han aumentado su apoyo a los derechos igualitarios de la comunidad LGTBI. Sin embargo, en Latinoamérica la homosexualidad sigue siendo un tabú, pese a algunos avances. En todos los países de América Latina se excluye, hostiga, persigue y asesina a integrantes de la comunidad LGTBI día tras día, solo que no se tratan como crímenes de odio y, a menudo, las autoridades los presentan como delitos comunes

En Venezuela, la protección hacia la comunidad homosexual continúa en evolución. En 2015, en las elecciones parlamentarias se eligieron a la primera diputada transexual (Tamara Adrián) y al primer diputado abiertamente homosexual (Rosmit Mantilla). Tras esta elección se ha fortalecido institucionalmente la lucha sobre los derechos de la comunidad de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales en el país.

Rosmit Mantilla y Tamara Adrián

Este año Venezuela se sumó a la iniciativa de la Oficina de Asuntos Públicos de la Embajada de Estados Unidos que invitó a los venezolanos mayores de 16 años de edad residentes en el país a participar en la Colección de Historias por el Mes del Orgullo LGBTI, que tiene como objetivo inspirar a otros a alzar sus voces para promover el respeto y valoración de la diversidad sexual y continuar sumando esfuerzos para lograr una sociedad más inclusiva, a través del arte de storytelling, partiendo de la premisa de la representante estadounidense de este género, Lucinda Elodin: “Los relatos personales celebran lo que es único en cada uno de nosotros y simultáneamente tienden puentes hacia lo que es común en todos nosotros”.

El concurso otorgará a los ganadores un reconocimiento, un kit de la Embajada de Estados Unidos y un Kindle Paperwhite para promover la lectura. La competencia, creada con el fin de hacer un llamado a la sociedad de eliminar prejuicios, respetar la diversidad y defender la igualdad y dignidad de todas las personas, sin importar su orientación sexual o identidad de género, consistirá escribir un relato inspirado en una historia personal, de un familiar o amigo con relación al tema del concurso.

Los participantes deberán elegir entre dos estilos para sus historias: presencial o video. Si escogen la primera deberán asistir a un lugar determinado para leer el escrito ante un jurado calificador, amigos, familiares y otros participantes. Mientras que en la segunda opción se deberá grabar la lectura con una duración de máximo 4 minutos sin cortes ni edición. El video debe ser grabado en una sola toma y se solicitará al finalista que suba su video a YouTube (modalidad oculto) para ser evaluado por los jueces.

 

“El rosado es un color de niñas; el azul es un color de niños’

Siempre ha sido así.

Esta podría ser la historia de tu padre, de tu tío, del amigo

coqueto de tu hermana o del muchacho que vive cruzando

la esquina. Podría tratarse de la vida de un millón de chicos,

pero esto nunca podrás saberlo, pues algunos han preferido callar.

Todos hemos pasado por esto. Cada uno de nosotros ha tenido

que vivir dentro del armario”

 

(extracto de uno de los escritos participantes en la convocatoria)

 

Educación y presencia en los medios

Diego Cedeño y Ebiezer López, miembros del movimiento activista Diversidad UAM, consideran que la principal estrategia para lograr un cambio en la percepción que existe de la comunidad LGTBI es centrarse en la educación.

“Con educación se puede lograr cualquier cosa; muchas veces pienso que la situación social y económica en Venezuela es por fallas en nuestra educación que nos hacen tomar decisiones erradas. Entonces, para tratar el tema de la diversidad es muy importante educar a través de charlas, conferencias, carteleras informativas, etcétera. Para ir poco a poco eliminando el tabú y demostrar con hechos que la diversidad sexual es una realidad, algo completamente natural”, asevera Cedeño.

Lamentan que no existan políticas institucionales que velen por los derechos de las personas homosexuales, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales en el país, sino que sean grupos motivadores como Activistas por el Arcoíris o Venezuela Igualitaria, entre otros, los que luchen y promuevan el tema de la diversidad sexual, y organizaciones como Espacio Humanitario y ProInclusion que ofrecen atención a víctimas de acoso o agresiones y denuncian los casos ante los organismos.

ambos activistas comentan experiencias en países como Colombia y Argentina, donde se ha logrado legalizar el matrimonio igualitario y se permita la adopción de niños por parejas del mismo sexo. Pero también recuerdan que Latinoamérica tiene altos índices de delitos hacia los grupos LGBTI.

“En el caso de Brasil es legal el matrimonio igualitario, la adopción homoparental y el cambio de sexo de las personas trans, pero al mismo tiempo Brasil es uno de los países con mayor índice de crímenes de odio hacia la comunidad LGBTI”, señala Cedeño.

A su juicio, los medios de comunicación juegan un papel importante en este aspecto: “Si los medios estuvieran más involucrados en estos temas se lograría un impacto tremendo en la población. Si los planes de educación, los movimientos de las comunidades LGBTI fuesen más reconocidos en las plataformas mediáticas el panorama sería bastante distinto”.

Vistas: 429
Share.

Comentarios

Comments are closed.