¿Primicia o tendencia en Venezuela?: el periodismo visto desde América Latina

0

La crisis sociopolítica que se ha agudizado en Venezuela en los últimos dos meses es el principal tema de cobertura en los medios nacionales y ha captado gran interés de la prensa extranjera. Aun así, las informaciones de agencias de noticias, medios tradicionales o portales informativos pierden la carrera frente a las redes sociales, un mundo en el que el periodismo ciudadano cobra cada vez más fuerza. ¿Cómo nos ven en el extranjero?

Por: Ingrid Orjuela                                                                                                                            @ingridpilar

Que los ojos de gran parte del mundo estén posados sobre Venezuela a raíz de la agudización de la crisis sociopolítica derivada de la escasez de alimentos y medicinas, la persecución a dirigentes opositores y la violación de derechos humanos, es una prueba de fuego para la prensa local e internacional. El uso de las redes sociales es cada vez mayor por quienes ejercen el periodismo ciudadano y muchas personas han formado parte de esta tendencia informativa incluso sin proponérselo. Entonces, los hechos llegan primero al conocimiento de las audiencias por la vía de tuis, post y videos que por los despachos de la prensa escrita o audiovisual nacional e internacional.

Información hay, y mucha. La prensa nacional se ha enfrentado a grandes desafíos durante estos dos meses de protestas en el país: es poco lo que los medios televisivos tradicionales han mostrado a los televidentes debido a que sus líneas editoriales están comprometidas, lo que ha desatado la crítica del público; varias emisoras radiales en diversas regiones del país han sido cerradas por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones a raíz de su cobertura de las manifestaciones; ha habido recurrentes agresiones a camarógrafos, reporteros gráficos y periodistas mientras realizan su trabajo en las calles. Informar se ha convertido en un reto.

La prensa extranjera tampoco la ha tenido fácil en Venezuela, y aunque ha demostrado gran interés por los acontecimientos en el país también está sujeta a ataques que ponen en riesgo su trabajo. Aun así, son abundantes las informaciones que a diario surgen de agencias de noticias o de otros medios internacionales. Con todo y eso los medios formales de información pierden la carrera frente a las redes sociales, no solo por la inmediatez, sino por el apabullante ritmo de los acontecimientos simultáneos en diferentes puntos del país.  Pero como sabemos, cantidad no es sinónimo de calidad, es común que las audiencias se vean expuestas a noticias falsas, antiguas o tergiversadas. Sin embargo, ante la omisión de muchos medios audiovisuales los ciudadanos han encontrado en las redes su principal fuente de información. Más que leer, la población quiere ver qué está ocurriendo en las calles.

Ante toda esta avalancha informativa, formal e informal, ¿cómo perciben en otros países  de América Latina lo que ocurre en el país de acuerdo con las noticias que les llegan. Se lo preguntamos a periodistas en Argentina, Guatemala, Nicaragua y México.  Aquí sus percepciones:

 

Marta Gaba, Argentina

“La grieta entre kirchneristas y antikirchneristas se ve replicada respecto a los temas vinculados con Venezuela: los seguidores del kirchnerismo son prochavistas y defensores de Nicolás Maduro. Quienes apoyan a la coalición de Cambiemos (actualmente en el gobierno) quieren ver restablecida la verdadera democracia en Venezuela. La prensa de Argentina replica esa grieta política: los medios prokirchneristas elogian a Maduro y los medios antikirchneristas y los neutrales condenan la brutalidad de la represión a las manifestaciones. Las protestas son seguidas con atención en mi país: con dolor y profunda indignación por quienes aman la paz, la democracia y respetan los derechos humanos, y con trasnochadas ideas conspirativas y anticapitalistas de parte de los que apoyan al gobierno venezolano”.

Diario argentino Clarín relata en su portal web la situación reciente sobre las declaraciones de la Fiscal General de la República de Venezuela relacionadas con el orden constitucional en el país.

Jackie Benfeldt, Guatemala

“Guatemala no le ha dado la cobertura que se merece la crisis en Venezuela. Se conoce superficialmente y no se le da el seguimiento adecuado, de repente porque hay otros temas que cobran mayor relevancia para el país, como todo lo relacionado a Estados Unidos, por ejemplo. Por eso muchas veces el público en general no ve esta crisis con la magnitud que debería. Creo que los medios en Venezuela tienen una tarea gigantesca frente a ellos, la mejor forma que tienen de ayudar a la población a salir de esta situación tan delicada es a través de la información. Necesitan ayudar a las personas a remover la venda que la ideología les ha puesto para ver más allá de lo que les prometieron.

Las protestas son una gran forma de dar a conocer el descontento de la población, pero la cobertura de la prensa es vital, pues de esa forma pueden motivar a más personas a participar y a crear conciencia sobre lo que sucede en el país. Aquí en Guatemala vivimos un proceso de manifestaciones en 2015 que cobró gran fuerza gracias a las redes sociales y a la amplia cobertura que le dieron los medios a ese suceso. Sin ellos no podríamos haber logrado el inicio de una etapa de cambio. Es un proceso que todavía estamos atravesando, pero sin el apoyo de los medios habría sido sumamente difícil luchar contra la indiferencia y el miedo de salir a las calles”.

 

Héctor Ernesto Mairena, Nicaragua

“En Nicaragua los medios independientes son pocos y están sometidos a las presiones del gobierno, que es amigo de Nicolás Maduro. Sin embargo, hay información casi a diario de lo que ocurre en Venezuela. Entre la ciudadanía hay interés, porque el régimen de Daniel Ortega tiene una gran dependencia de la cooperación venezolana en el petróleo, sector que él ha privatizado a su favor. Es muy negativo que haya medios de Venezuela que minimicen la información sobre las protestas, responde probablemente a que temen las represalias del régimen, eso es lamentable.

Diario peruano La República reseña en su página web la protesta de los venezolanos en Perú por los manifestantes muertos durante las protestas que se realizan desde el pasado mes de abril en Venezuela.

Lo que se ve por las noticias es que la ciudadanía venezolana está librando una verdadera batalla por la democracia, muy admirable y que merece la atención de todos los medios que se precien de demócratas en la región y en el mundo, no obstante las dificultades que impone el régimen de Maduro”.

 

Julio Celiz, Argentina

“Las protestas en Venezuela tienen en Argentina una presencia diaria en los medios de comunicación. Es un proceso que se sigue de cerca porque, de algún modo, en Argentina se viene de un gobierno con tintes similares a los de Nicolás Maduro, aunque sin una confrontación tan extrema. La cobertura tiene matices. Los principales diarios como La Nación y Clarín, tienen una postura muy crítica del actual gobierno de Venezuela, aunque hay excepciones como el diario Página 12, que tiene una visión más cercana a Maduro y no le dedican gran despliegue a lo que ocurre en ese país. Los medios audiovisuales también son muy críticos, Un aspecto interesante es la gran cantidad de material informativo que se emite vinculado con imágenes de video capturadas por ciudadanos venezolanos en medio de las protestas. Imágenes casi en crudo, sin filtros, que dan cuenta de la violencia que lamentablemente se vive en Venezuela.

La censura a la que están sometidos los medios de comunicación en Venezuela es alarmante. Sin libertad de expresión nada es posible, ni siquiera una democracia plena. Argentina también vivió etapas recientes de hostigamiento a la prensa independiente y de captación por medio de apoyo económico del gobierno de empresas de comunicación que sólo se dedicaban a emitir la voz de las autoridades políticas del kirchnerismo. Las veces que he visto el canal oficial de Venezuela me llamó poderosamente la atención la campaña de propaganda a favor del gobierno. Coberturas que mostraban otra realidad a la que reflejaban los medios internacionales asentados en Caracas. Una modalidad populista, barata y falta de criterio periodístico”.

 

Tatiana, México

“Aun siendo periodista, la manera en que me he enterado de las protestas, los muertos, los agresores ha sido a través de las redes sociales de medios y amigos. En tiempos de inmediatez creo que las noticias están redactadas para ser inmediatas, lo cual resta profundidad.  Publican algunos videos acompañados de unas líneas explicativas breves, eso está bien como adelanto noticioso, pero es poco útil cuando se trata de explicar una situación compleja.

El hecho de que medios de Venezuela omitan en sus espacios noticiosos la cobertura de las marchas o minimicen estas informaciones hace que estos hechos no existan para sus audiencias, pues lo que se omite no existe. Eso se pretende: invisibilizarlo, negarlo. Y recurrir a las redes sociales para mantenerse informado sobre lo que ocurre y que los medios no informan tampoco es garantía de informarse. Abundan las fake news y detrás de ellas está la intención de desinformar a la gente a favor de cierto interés, de demeritar a cierto grupo. No es tarea fácil, pero hay que formarse un criterio como consumidor de noticias por web internacionales”.

Portal web de El Heraldo reseña la orden que emite el Gobierno venezolano para dispersar protestas pacíficas, según lo indicó el Gobernador Henrique Capriles Radonski.

Vistas: 192
Share.

Comentarios

Comments are closed.