Ecominería: la gran mentira

0

Venezuela ocupa número 9 en el ranking mundial de biodiversidad, pero muchas de las especies presentes en el país están en  grave peligro de desaparecer. El prefijo “eco” solo es una etiqueta de moda usada en el mercadeo político

Por: José Fonseca                                                                                                                         @JFonsecaV

Como periodista ambiental duele ver cómo uno de los países con mayor biodiversidad en el mundo tiene amenazada no solo la vida de miles de especies, sino también de ecosistemas completos por la avaricia de poder y dinero.

En 2012 durante la Cumbre de la Tierra, celebrada en Brasil, Venezuela firmó todos los acuerdos sin ninguna discusión. Allí se entendía que el principio de los convenios era político y  no basado en una ecología consciente. En un mundo donde el término “eco” se ha convertido en sinónimo de incremento al valor, el gobierno venezolano no ha escapado a esa idea de mercadeo político.

El tema de la minería alarma a muchos especialistas. Bajo un discurso esperanzador, noble y  utópico, el gobierno ha mostrado esta actividad como inofensiva para el ambiente; sin embargo, es claro que la minería afecta a gran escala el ecosistema entre procesos de deforestación, contaminación con mercurio y pérdida de biodiversidad. También, el impacto social abarca problemas como trabajo forzado, peleas sociales, prostitución, desplazamiento de indígenas, entre otros.

El Arco Minero es una de esas realidades que azotan a nuestro hermoso país. Arrasa áreas verdes que será casi imposible recuperar. En 11.843,70 kilómetros cuadrados entre los estados Bolívar, Amazonas y una parte del Delta Amacuro se desarrolla este proyecto bajo la supervisión de militares y los lineamientos del Ministerio de Petróleo y Minería. Entrar a esta área es bien complicado, el levantamiento de estudios ambientales en este espacio ha sido todo un misterio, sobrevolar el área es toda una tarea que pocos periodistas y ambientalistas han logrado, y es que el desastre ambiental en la zona es impresionante.

Hace más de un año Provea y la Universidad Central de Venezuela expusieron: “La zona del sur del Orinoco representa el área con mayor biodiversidad del país. Se calcula que más de la mitad de especies de la fauna del país habita en esta zona del territorio nacional, entre las que se incluyen especies emblemáticas como el manatí, la tonina rosada, el caimán del Orinoco y la tortuga Arrau. Especies que ya se encuentran amenazadas”.

En el plano ambiental las malas acciones se pagan con consecuencias graves para generaciones presentes y futuras. La ecología no debe ser un elemento de marketing. Teniendo tantas maravillas naturales en Venezuela, ¿por qué no trabajar con más énfasis en el turismo? La minería la pagaremos a un precio muy alto, ya hemos sido testigos de fenómenos como El Niño, que casi nos deja sin luz. Esperamos que algo logre frenar el daño que se le está causando a nuestra hermosa e invaluable biodiversidad. Veremos…

Vistas: 198
Share.

Comentarios

Comments are closed.