Protestas al desnudo: ¿Contra el gobierno o exhibicionismo?

0

Aunque la desnudez es un recurso de impacto en las manifestaciones, siempre debe ir acompañada de un claro mensaje que la justifique, como lo ha hecho Femen en Europa. Con contadas excepciones, quienes han dejado su cuerpo a la vista de todos en las actuales manifestaciones en Venezuela lo han hecho de forma espasmódica y por repetición, sin un objetivo definido

Por: Paolimar Odremán

@paolimarodreman

Presidente de  @FEDEVENacional

La ola de protestas en Venezuela y la continua represión de organismos del Estado ha impulsado una reacción no habitual en el contexto latinoamericano cuando manifestantes se han despojado de su pudor y, desnudos, gritan a los cuerpos de seguridad “¡Liberté!”.

Hans Wuerich, de 27 años de edad,  se desnudó y con una Biblia en la mano se acercó a una tanqueta pidiendo cese de la represión; sin embargo, solo recibió gases lacrimógenos y perdigones en respuesta. Este joven fue el primero en hacer uso de la protesta nudista y se hizo viral en los medios y redes sociales aludiendo que el hecho era la representación de libertad e indefensión. No obstante, la acción de Hans también fue calificada por el presidente Nicolás Maduro como un “show” y, por supuesto, los más conservadores se referían al hecho como una “exhibición obscena”.

Luego, la marcha de las mujeres convocada para el sábado 6 de mayo desató aún más las reacciones en la opinión pública, pues es que un grupo de mujeres decidió mostrar sus senos ante efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana en medida de protesta ante la represión. Algunas exhibían mensajes como “No + represión”, “balas vs tetas”, pero otras solo mostraron su pecho para la foto. Entonces nos preguntamos si tiene algún significado esta acción.

Muchas de las que decidieron dejar su desnudez a la vista se taparon el rostro, algunas solo reaccionaron al efecto dominó, otra que usaba una máscara antigás se quitó los pantalones y se los entregó a los guardias nacionales (en alusión a que a ellos les faltan pantalones); una en particular, una mujer sobreviviente al cáncer de mama, expresó en un claro mensaje al levantar su camisa “GNB… PNB… cubanos, a mí me falta una teta pero a ustedes les faltan las bolas”. Aunque para algunos estas acciones constituyeron algo sorprendente, aplaudible y hasta valiente, en general fueron acciones aisladas que no lograron ningún impacto más allá de la crítica y la sesión fotográfica gratis.

De allí que cabe preguntarse: ¿cuándo, dónde y por qué son efectivas campañas al desnudo?

En países del primer mundo no hay escándalo el desnudarse en una protesta, tal es el ejemplo de Femen en Ucrania y España, un movimiento organizado con objetivos claros y acciones grupales, no aisladas ni impulsivas, pues tienen tres campos de lucha: la dictadura, la religión y la industria sexual. En cada uno el desnudo tiene un concepto distinto. Siempre hacen sus apariciones con los puños cerrados, con las manos en alto, con su cuerpo erguido y expresión muy seria en sus rostros. En París y Kiev, la policía detuvo manifestaciones con motivo del día internacional de la yihad topless. En Berlín, 6 militantes se manifestaron con los senos desnudos, pese a la temperatura glacial, delante del más antiguo lugar de culto musulmán de la capital alemana, la mezquita Ahmadiyya, coreando “libertad para las mujeres”. En Kiev, cuna de Femen, dos jóvenes con los senos desnudos se manifestaron ante la única mezquita de la ciudad, pero la policía las detuvo rápidamente. En París, 15 manifestantes intentaron acercarse a la Embajada de Túnez, pero la policía las detuvo cuando salían del Metro. En Milán, 3 militantes se manifestaron unos 10 minutos delante del Consulado de Túnez, y en Bruselas 5 integrantes del movimiento se manifestaron ante la Gran Mezquita, donde no había policías.

En ese mismo esquema hay otros ejemplos comparables de protestas al desnudo los cuales se dan en un momento de mucha sensibilidad social pero, sin duda, con objetivos claros y que destacan el rol de la mujer, haciendo así exitosas las protestas tal como se evidenció en la Cumbre de la Tierra de 2012 en Río de Janeiro, donde las campesinas tomaron los tractores y se fueron frente a la sede y esperaron la salida de los asistentes a la sesión para desnudarse y sacar los carteles de protesta. O el caso del Tetazo (contra la ley de amamantar en público) y el surgimiento del movimiento #Niunamenos que denuncia la violencia de género en Argentina.

Entonces, ¿cuáles son las razones para protestar desnudo o mostrar partes tan íntimas como los senos y que su mensaje tenga éxito?

En mi opinión, que una mujer descubra sus senos no constituye un acto lesivo para terceros; en general, el desnudo hecho de forma solemne impacta porque allí está representada la humanidad absoluta, sin artilugios, sin armas, sin prejuicios, que se enfrenta a la opresión; sin embargo, en Venezuela el problema no es el argumento, sino el contexto, pues aquí hablar de sexo parece ser un acto ofensivo, machista y “cosificador”, cuando en realidad lo que cosifica es el tabú que se tiene cada vez que se habla de penes, vaginas, senos, nalgas, que son partes del cuerpo al igual que las manos, los brazos o los pies.

Todavía, y muy lamentablemente, Venezuela no ha desarrollado la madurez social para captar un mensaje de mujeres en topless. En ese sentido, el mensaje que se pretendió dar el sábado (si es que había alguno) fue tan difuso que ni siquiera las que mostraron sus senos sabían por qué lo hacían, y aunque hubo apoyo automático a estas acciones, también se desató la burla nacional y opacó las pocas manifestaciones con sentido (cáncer de mama, falta de medicamentos, pocas garantías a la lactancia materna, por ejemplo), pues tenía un objetivo claro, contundente y dirigido a impactar, a involucrar a la sociedad, pero si la intención es colocar “No + balas” búscate un cartel.

Este tipo de protestas si bien gana visibilidad debemos usarla con cuidado y con mucha inteligencia para no caer en burla nacional y menos en efecto imitación por “figurar”. En esta coyuntura no podemos darnos el lujo de salir a la calle solo por salir, debe existir estrategia y sentido en cada acto, desde lo que decimos hasta lo que hacemos. En mi criterio, cada quien debe hacer el tipo de manifestación que crea conveniente y defenderla, siempre y cuando sea pacífica y coherente. Como decimos los abogados, así puede ser mejor defendida ante la ley.

Vistas: 540
Share.

Comentarios

Comments are closed.