4 TEMORES QUE TE IMPIDEN AVANZAR CON LA TECNOLOGÍA

0

Enfrentémoslo: estamos a un paso de hacer algo que deseábamos, que ansiábamos o esperábamos lograr y de repente se nos cruza en el camino un smartphone, una tablet, una computadora nueva o algún electrodoméstico atemorizador. Podríamos hacer un video, comenzar a utilizar Snapchat, corregir fotografías para hacer un Photoshop casero realizar una presentación en el trabajo, pero el temor a utilizar “eso” nos detiene. La buena noticia es que podemos superar todos esos temores capacitándonos, avanzando, aprendiendo cada vez más.

 Por Marta Gaba

@MartaGaba

Podemos dar mil excusas, pero internamente hay una razón fundamental por la que evitamos esa tarea o actividad: tenemos miedo de utilizar ese aparato porque… bueno, puede haber más de una razón. Vamos a repasar cuatro de esos temores:

 

Temor a romper algo

La posibilidad de tocar la computadora y que se rompa o borre algo está presente en nuestra cabeza. ¿Qué pasa si abro el teléfono para ver la batería y no lo puedo volver a armar? O, peor aún, ¿qué pasa si lo abro y rompo algún chip o desconfiguró alguna cosa? Si me pongo a investigar el navegador de Windows y elimino algún archivo fundamental, ¿qué voy a hacer? ¿Qué pasa si me pongo a explorar documentos y elimino alguno sin querer? ¿Se daña la tablet si la reseteo?

Este es el primer temor que veo aparecer en los talleres y capacitaciones. El temor de que las cosas se dañen, se rompan definitivamente, que se acabe el mundo porque quitamos la batería del teléfono celular y no sabemos cómo hacer para que vuelva a funcionar… Son como profecías autocumplidas: “No lo hago yo porque no sé hacerlo y lo haré mal”: dalo por hecho: con esa actitud, es muy posible que salga mal…

 

via GIPHY

Temor a parecer tonta

“No utilizo ese aparato porque no lo entiendo pero no pienso preguntar cómo se utiliza para no parecer tonta. Todo el mundo sabe usar el teléfono. Todo el mundo sabe instalar aplicaciones, sacar fotos, configurar el sonido y las notificaciones… ¿cómo voy a preguntar sin parecer una completa idiota?”

Este es uno de los temores más injustificados: no es cierto que todos saben todo. Tu sobrino programador o experto en lenguaje Java no necesariamente conoce las políticas de privacidad de Facebook y el joven que repara tu computadora ta vez no sepa (ni le interese) diseñar una página web. El técnico que repara tu televisor por ello no es un experto en smartphones.

Todos sabemos algunas cosas y desconocemos otras y eso no nos convierte en tontos. Que desconozcas algo te da la posibilidad de aprenderlo (si tienes ganas).

 

Temor al ridículo

“Podría sacar fotos en el cumpleaños, pero alguien me va a pedir que las comparta y no tengo idea cómo se hace. Para evitar hacer el ridículo, mejor que otro saque las fotos y después me pase las que me gustan. Es lo mismo que cuando me piden hablar por Skype o por llamadas de Facebook: me pierdo estar en contacto con amigos que están lejos para no hacer el ridículo demostrando que no tengo idea cómo se hace.”

¡Error! Aprender a hacer las cosas mencionadas te brinda la libertad de no estar dependiendo de nadie cada vez que quieras compartir fotos o comunicarte con alguien. Son sencillas operaciones de las cuales solo debes conocer los pasos. Puedes anotártelos en un cuaderno si te resulta más fácil: cada paso escrito como ayuda memoria. Lo que te resulte más apropiado para aprender a hacer algo nuevo.

 

Temor a perder el tiempo

 

“Claro que me gustaría saber editar fotos, hacer videos caseros o realizar un curso online, pero el temor a perder el tiempo sin estar segura de que sirva de algo, impide que haga lo que tengo ganas. Tal vez, si aprendiera algo nuevo, hasta terminaría ahorrando ese tiempo que tanto temo perder.”

Para ganar, hay que invertir. E invirtiendo un poco de tu tiempo en automatizar algunas tareas mediante la utilización de la tecnología, ganarás mucho más.

 

¿Cuál es tu temor?

via GIPHY

 

Vistas: 653
Share.

Comentarios

Comments are closed.