Adicciones modernas: algo más que drogas

0

La época moderna comenzó con la alienación de ciertas capas de la población y ha terminado por alienar al hombre mismo: «La alienación del mundo, y no la propia alienación como creía Marx, es lo que caracteriza a la época moderna» Hannah Arendt.

                                                                                                                              Por Merwin Ponce

@jjponce_alterno

En los tiempos modernos, la primera adicción del hombre es una particular y notable desde épocas antiguas, inculcada en esta sociedad moderna. Se trata del trabajo asalariado y de la relación entre el trabajo por horas y el dinero, lo que se traduce en el hombre económico, el hombre que consume, el hombre material que intenta resacarse de la mecanicidad y vacuidad a la cual se encuentra sometido. Esta adicción surge como consecuencia del crecimiento desenfrenado de la apropiación, generando la creación de un nuevo estilo de vida, aquel orientado hacia la adquisición de lo material, y más reciente, el culto a la belleza y la perfección.

via GIPHY

Otras de las adicciones actuales

  • A los trastornos alimentarios, como la anorexia y la bulimia, se suman otro tipo de conductas relacionadas con la alimentación. Es el caso del dieting o la obsesión de hacer dieta (alcachofa, piña, Dukan) que, al no tener ningún tipo de control médico, suele tener un efecto yo-yo y derivar en desequilibrios nutricionales. También encontramos laortorexia u obsesión por la comida sana, que se basa en la necesidad de consumir solo comida biológicamente pura. Consecuencias: evitar todos los alimentos que puedan resultar tóxicos, puede convertir a estas personas en fanáticas de lo bio.
  • El deseo de estar en forma puede derivar en una obsesión por un cuerpo perfecto y musculoso: la vigorexia. Los vigoréxicos no hacen ejercicio por el bienestar físico que les produce si no por encajar en un canon estético determinado. Consecuencias: la estricta dieta especial y el consumo de sustancias para fomentar el desarrollo muscular se traduce en una dieta hiperprotéica, con riesgo para la salud.
  • La obsesión por la belleza puede llevar a buscar estar moreno como sea, de modo que tomar el sol o rayos UVA puede convertirse en una obsesión: la tanorexia. El contrario de la tanorexia es la tanafobia, la obsesión por estar blancos y protegerse del sol. Tanto uno como otro tienen consecuencias nefastas: envejecimiento prematuro y riesgo de melanomas para los primeros y carencia de vitamina D para los segundos.

Consequences-Of-Obsession-With-Beauty

Estilos de vida modernos

Un estilo de vida, además de expresar una solución a la propia existencia, es a su vez una manera de ver las cosas; una orientación general de cara a la vida, a la existencia, al mundo. Dicho estilo de vida significa que ésta se organiza alrededor de la consumición, ya sea ésta una sustancia, una actividad o una relación.

La vida moderna se caracteriza por un sentimiento profundo de vacío que hay que llenarlo como sea. Domina así la estructura de fondo de toda adicción: un continuo llenar y vaciar, reproduciéndose así el llamado ciclo de la dependencia en el que cuanto más se intenta llenar el vacío, más vacío se siente uno, para lo cual busca algo que lo llene.

Esta sensación de vacío, cultural, sigue a la desaparición de las dos dimensiones existenciales de la vida humana: la vida cotidiana y la vida festiva. La vida del ser humano oscila entre estas dos dimensiones discontinuas. En la vida cotidiana predomina un tipo de vida dominada por la necesidad de supervivencia para la cual se debe trabajar. En dicho contexto predominan las relaciones de tipo utilitario. Dicha forma de vida tiene sentido si tenemos en perspectiva la otra dimensión, la festiva. En esta otra vida, el mundo se transforma. Las relaciones entran en la esfera humana y cultural de intercambios. En esta esfera se crean las historias, se da sentido a la vida. Ello supone una transformación, operada a través de rituales, momentos de paso, umbrales que permiten la transformación justamente de la forma cotidiana a la festiva.

via GIPHY

Ambas dimensiones son discontinuas, es decir, aunque son diferentes, también son complementarias; la una no tiene sentido sin el horizonte de la otra. Estas dimensiones tienen su principio y su final. Así, la vida humana está marcada por esta alternancia constante. Por lo que se hace difícil pensar en que no existirán adicciones en el futuro, mientras existan necesidades en los seres humanos y en tanto el sistema puede entenderlas y explotarlas al máximo las adicciones serán un acompañamiento continuo en la vida de los seres humanos.

Vistas: 563
Share.

About Author

Comentarios

Comments are closed.