Algunas reflexiones sobre una posible reforma electoral en Venezuela…..

Por Carolina Abrusci

@caroabru

Estamos en año electoral, y como siempre, los debates y reflexiones en torno a la dinámica que suponen las elecciones saltarán a la palestra en Venezuela. Se trata de un año particularmente complejo, en el cual la crisis económica golpea con fuerza el bolsillo de los venezolanos, y la escasez atenta contra la tranquilidad y el buen vivir de la gente.

Sin embargo, es importante resaltar con tiempo algunas consideraciones importantes, con motivo de la cita electoral de gobernadores que espera a los venezolanos en 2016 y aprovechando la reciente visita de una delegación del Instituto Interamericano de Derechos Humanos  (IIDH) al país a propósito de la presentación de un informe de misión electoral que estuvo desplegado el pasado 6 de diciembre. Los resultados de dicho informe pueden ser insumos interesantes a considerar para próximas citas electorales, particularmente en un apartado del informe en el cual se hacen consideraciones sobre una posible reforma electoral y mejoramiento de prácticas.

IMG_4358

A continuación algunas líneas sobre lo que fue el trabajo del equipo del Instituto Interamericano de Derechos Humanos en Venezuela.

Misión de Estudio del IIDH en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015 en Venezuela

Se trató de una misión de estudio y de investigación –no de observación ni acompañamiento electoral- que estuvo desplegada en el país, integrada por personalidades del mundo político, académico, y de expertos en materia electoral de varios países de la región.

La delegación realizó dos visitas a Venezuela, una en noviembre y otra en diciembre, coincidiendo ésta última con la fecha de las elecciones para elegir los diputados a la Asamblea Nacional. En ambas oportunidades, sus integrantes pudieron reunirse con políticos, dirigentes, autoridades, investigadores, líderes, representantes de organizaciones de observación electoral, e incluso representantes de la comunidad internacional que se encontraban también en Venezuela con motivo de las elecciones parlamentarias.

 IMG_4363

Entre las principales conclusiones que arrojó el informe destacan :

  • El rápido reconocimiento del Presidente Nicolás Maduro frente al contundente triunfo de la oposición constituyó una señal positiva para la democracia venezolana.

  • El escenario político y electoral del contexto en el que se realizaron las elecciones estuvo claramente polarizado entre dos bloques: el oficialista (agrupado alrededor del GPP) y el opositor (agrupado alrededor de la MUD). Este hecho provocó declaraciones y actitudes beligerantes, llegando incluso a contagiar con ese comportamiento a instituciones que deberían ser garantes del bien común a la vez que se mantienen alejadas de semejantes tensiones.

  • En términos generales, la campaña tuvo pocos incidentes violentos, sin que eso le reste peso a aquellos que lamentablemente se produjeron.

  • Existieron cuatro condiciones durante la campaña que son poco frecuentes en América Latina, y que afectan la competitividad y la equidad. Sobre cada una de ellas profundiza el informe en su contenido:

o   La restricción de derechos políticos

o   La labor presionada de los medios de comunicación

o   La desigualdad de recursos entre los dos bloques

o   Las decisiones institucionales sesgadas

  • En cuanto a la jornada electoral, sobresalieron tres importantes fortalezas que contribuyen a afianzar la democracia venezolana:

o   Una altísima participación electoral para el tipo de elección, la cual alcanzó un 74,2%, con una ganancia de 8 puntos con respecto a la último evento de este tipo para el momento (Elecciones parlamentarias 2010).

o   La votación electrónica se ha afianzado como un mecanismo aceptado de manera unánime. En general, los actores políticos confían en las garantías que supone el sistema automatizado, el cual es sometido a periódicas y exhaustivas auditorías de cada uno de sus componentes.

o   El sistema informatizado probó su efectividad con la transmisión de resultados en cada uno de los circuitos electorales. Sin embargo, los resultados se anunciaron a medianoche. Con la fortaleza tecnológica de la que se dispone, el CNE podría evaluar una estrategia distinta que garantice mayor celeridad en la difusión de los resultados, a medida que se reciben las actas, y garantizando una entrega completa de los resultados en la misma jornada electoral. Esto contribuiría a disminuir los elevados niveles de tensiones e incertidumbre, así como también la ola de especulaciones y rumores que suelen ser frecuentes ante el vacío informativo que supone la no entrega de resultados hasta que se tenga una tendencia irreversible.

 IMG_1073

Posible reforma electoral y mejoramiento de prácticas contenido en el informe

En el informe se presenta un apartado con 14 consideraciones sobre una reforma electoral y mejoramiento de prácticas. Entre las mismas se encuentran aspectos vinculados a las siguientes cuestiones:

  1. Uso de recursos públicos y participación de los funcionarios y servidores públicos en actividades de campaña, haciendo referencia a la necesidad de que la autoridad electoral y organismos competentes hagan cumplir las normas y establezcan las sanciones correspondientes en caso de violación de las mismas.
  2. Regulación de los medios de comunicación, punto en el cual se contemplan cuestiones como el libre acceso de los candidatos a los medios de comunicación, así como también la necesidad de regular la presencia de funcionarios públicos en los medios de comunicación durante la campaña y la transmisión de cadenas nacionales de radio y televisión.
  3. Participación femenina en los procesos electorales. En este punto se enumeran algunas consideraciones sobre la normativa de paridad que se anunció para este proceso electoral. Se sugiere la incorporación de la paridad a la Ley de Procesos Electorales, y no simplemente a nivel de un reglamento.
  4. Financiamiento de partidos. Aquí se mencionan las consecuencias del financiamiento exclusivamente privado, y la falta de mecanismos adecuados para la rendición de cuentas que garanticen la transparencia en el uso de los recursos.
  5. Regulación del “período de pre campaña” y anuncio de las elecciones. En Venezuela, la actividad política electoral suele empezar siempre antes del plazo de campaña que define el CNE para cada proceso. En ese sentido, debería considerarse una regulación del mismo. También es importante disminuir los niveles de incertidumbre en torno a la publicación de la fecha de las elecciones, razón por la cual se sugiere que la ley electoral defina claramente el momento en el que el CNE debe convocar a cada una de las elecciones.
  6. Capacitación técnica. Se recomienda al CNE invertir más recursos en la formación de miembros de mesa.
  7. Cierre de mesas. Esta consideración tiene su fundamento en la polémica que tuvo lugar entre los rectores Sandra Oblitas y Luis Emilio Rondón sobre el horario de cierre de los centros de votación. El informe establece que “decisiones adoptadas al filo de la hora de cierre, además con polémicas contradicciones entre autoridades, generan un clima de suspicacia e incertidumbre”.
  8. El conocimiento de los resultados finales. Se refiere que el CNE debería tener una mejor estrategia de difusión progresiva de resultados, para evitar incertidumbres y rumores.
  9. Reconsiderar la observación y el acompañamiento internacional. La observación electoral fue una de las disputas de estas elecciones. El CNE y la nueva Asamblea deberían reconsiderar este tema, en tanto que la observación electoral internacional no implica, bajo ninguna circunstancia, el menoscabo de la soberanía del país.
  10.  Ampliar los espacios para la observación electoral local.
  11. Revisión del diseño de las circunscripciones electorales. El diseño de las circunscripciones debe realizarse en ausencia de cualquier sospecha y asegurando la justeza del proceso. También es importante que los datos demográficos usados por el CNE se hallen fuera de toda polémica.
  12. Reconsiderar la importancia del principio de la proporcionalidad. Este principio, consagrado en la Constitución, ha ido perdiendo fuerza frente al principio de la mayoría, que ciertamente es clave para promover un vínculo más directo entre el ciudadano y los representantes. Es necesario que se evalúen maneras para asegurar que la Asamblea Nacional refleje mejor la verdadera correlación de fuerzas expresada en la elección.
  13.  Espacios para diálogo y reflexión sobre el sistema electoral. El CNE pudiera mejorar relación con universidades, organizaciones de la sociedad civil, organizaciones políticas, así como otros organismos nacionales e internacionales interesados en contribuir al mejoramiento de la calidad de los procesos electorales.
  14. Campañas de información y comunicación. El CNE debería mejorar las formas de comunicación e información sobre el sistema electoral. De esa manera, se deberían invertir mayores esfuerzos en el intento de disipar dudas sobre las dudas del secreto del voto,  por ejemplo.

Para descargar este informe, puedes solicitarlo directamente en la página del Instituto Interamericano de Derechos Humanos http://www.iidh.ed.cr/IIDH/novedades/presentacion-libro-mision-de-estudio-del-iidh-elecciones-asamblea-nacional-2015-venezuela/. También puedes solicitar un ejemplar impreso contactándome a mi cuenta Twitter @caroabru

 IMG_4362

Entre sus integrantes estuvieron Carlos Mesa (ex presidente de Bolivia), Alejandra Barrios (Directora de la Misión de Observación Electoral de Colombia), Margarita Bolaños (Presidenta del Partido Acción Ciudadana de Costa Rica), Delia Ferreira (Investigadora del Centro de Estudios Políticos Públicos Aplicadas de Argentina), Fernando Ojesto (Ex presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de México), Salvador Romero Ballivián (Director del Centro de Asesoría y Promoción Electoral, y responsable del proyecto), Rotsay Rosales (Catedrático de la Universidad de Costa Rica) y Ricardo Valverde (Oficial del programa del IIDH). En cuanto al equipo local, el mismo estuvo coordinado por Dimitris Pantoulas, con participación de Angel Blanco Sorio, Claudia Blanco Sorio, María Esther Márquez, Héctor Briceño y quien escribe este artículo, Carolina Abrusci.

compartir