El Enigmático Arte de Improvisar en la Música

0

Es muy habitual que entre amantes de la música surja una duda sobre lo que es la improvisación. Para quienes no conocen del tema, improvisar puede ser simplemente darle a un instrumento, muy normal entre los humanos, sin lograr atinar con un ritmo o melodía reconocida. Mi desarrollo en la música se ha encaminado al jazz, al blues, a la música de fusión, sin dejar de lado el rock y la música venezolana y siempre sale el tema de la improvisación en todos estos géneros. Esto se debe a que es muy habitual improvisar a la hora de hacer los solos, pero es en el jazz dónde existe un gran margen de libertad a la hora de improvisar. Es muy fácil hacerse una idea de lo que es si uno es músico improvisador; pero me gustaría exponer ciertas definiciones de diversos autores para que logremos llegar a una conclusión de cómo se desarrolla este talento artístico.

Por Raúl Pérez

@Raljazz

            Si partimos del hecho que improvisar es hacer algo espontaneo, vemos que si tenemos una composición hecha, de lleno ya no es tan espontánea. Con composición en mano ya se tiene una base de acordes que va guiando nuevas ideas de rearmonización al momento de interpretar un solo improvisado, repensado así la pieza a interpretar. El compositor clásico, Carl Czerny, allá por mediados del siglo IXX hablaba sobre la improvisación, siendo alumno de Beethoven y maestro de Liszt no podría dejar de tener méritos en la materia, la improvisación era vista en esa época como agregar ideas y matices, ideas armónicas estudiadas y espontaneas, pero que estuvieran acorde con la pieza que se estaba interpretando. Luego ese concepto fue evolucionando con el paso del tiempo de manera práctica y podemos hablar ya en el siglo XX que definitivamente  la improvisación es efímera, un solo improvisado nunca se volverá a repetir, si se repite, dejaría de serlo. Por otro lado, tenemos una definición a la improvisación sobre una composición del jazzista Bruce Benson que dice: “la improvisación nos presenta algo que sólo llega a existir en el momento de su presentación”. Mientras que el también el jazzista Martin Williams recomienda a los oyentes de una presentación de jazz: “Escúchenla bien, pues probablemente nunca vuelva  a repetirse”.

            En años recientes tomaremos a modo de consejo a David Reed quien nos dice que el poder improvisar no se adquiere memorizando licks, frases y patrones de escalas, si no que más bien se adquiere explorando la armonía llevando al interprete a un proceso de autodescubrimiento conectado con ideas que van surgiendo al momento de la interpretación. Una anécdota que nos podría servir de definición nos la relata el virtuoso del piano, Frederic Rzewski, quien al encontrase en un punto del espacio tiempo de los años 60’s al saxofonista Steve Lacy, surge la pregunta del primero sobre cuál es la diferencia entre componer e improvisar y este le contesta: “La diferencia es que en la composición tienes todo el tiempo necesario para decidir que decir en 15 segundos, mientras que en la improvisación sólo tienes 15 segundos.” una respuesta simple, pero efectiva.

via GIPHY

            Lo anterior con respecto a la improvisación, sobre temas escritos, pero hay otro tipo de improvisación que es la más espontánea, y es la improvisación libre. Músicos como el guitarrista Dereck Bailey y el compositor Anthony Braxton fueron unos de los pioneros en el siglo XX sobre este tema. De estos dos grandes músicos podemos mencionar la impresión de Bailey sobre lo que es este estilo. Él nos dice que improvisar es lo más básico, es buscar sonidos ya que los primeros músicos no sabían de música , si no que exploraban; el hecho que hayan llegado con el tiempo a acuerdos y normas es otra cosa pero la idea es darle sentido a toda la sonoridad que tenga un instrumento, y fuera de lo que dice el autor. Evidentemente no es para nada fácil hacer esto, pues hay que tener un muy buen conocimiento técnico del instrumento y una gran capacidad de resolución y de imaginación para la creación de ideas instantáneas. También el pianista Keith Jarret dice que la improvisación libre no es para todo el mundo, ya que en ella se exploran disonancias que no todos los oídos están dispuestos a aceptar de manera inmediata y por ende no logran apreciar este genero tan poco expandido desde sus inicios hasta nuestros tiempos.

 Keith Jarret

            En definitiva podríamos decir que improvisar tiene dos variantes en el mundo actual: por una parte es repensar y crear nuevas ideas en una interpretación en vivo sobre composiciones ya realizadas, cómo ocurre cotidianamente en el jazz, incluso proponiendo ideas rítmicas y armónicas en el momento. Por otro lado tenemos que la improvisación libre que es la invención total de un tema sin algo preestablecido, sólo las ideas que van surgiendo en el momento que el interprete toca su instrumento. La improvisación musical no es otra cosa que la creación instantánea, sea cual sea el genero al que se aplique.

Vistas: 842
Share.

Comentarios

Comments are closed.