¿2 mamás o 2 papás, es mucha la diferencia?

0

La crianza de los niños es un tema que divide a mucha gente y más aún cuando se introduce el tema de familias Homoparentales ¿Será cierto que parejas homosexuales no pueden criar a sus hijos exitosamente? Aquí lo exploramos:

“El matrimonio igualitario celebra una conquista social que en sus primeros pasos parecía un sueño utópico pero con serios argumentos, gran audacia y una militancia inquebrantable consigue que las instituciones vayan cediendo al avance de la sociedad. Su bandera: Los mismos derechos con los mismos nombres”  escrito de Bruno Bimni en su libro: Matrimonio igualitario. Intrigas, tensiones y secretos en el camino hacia la ley.

Por Merwin Ponce

@jjponce100

El término Homosexual se comenzó a utilizar en 1869 abriendo paso a múltiples debates sobre este fenómeno en el que se establecen relaciones íntimas entre personas del mismo sexo. A medida que fue pasando el tiempo, las concepciones sobre las personas homosexuales también lo fueron haciendo, se han llegado a considerar como personas enfermas, personas con estilos de vidas diferentes¸ el conocido comportamiento anormal y pare de contar. Por supuesto, se genera prejuicio, rechazo y discriminación hacia las personas homosexuales.

Ya conocemos que existen diferencias sexuales entre hombres y mujeres. Estas mismas diferencias han traído como consecuencia que se establezcan estructuras de poder, las cuales a su vez dan forma a los modelos dominantes de sexualidad: la heterosexualidad. En todas partes observamos pautas culturales de dominación, control y resistencia que se vislumbra en torno a los roles de género. Lo que debe o no hacer un hombre, que debe usar una mujer, desde canciones, trabajos, hasta la forma de hablar dejan en prueba la existencia de discursos sociales que permiten organizar estos significados, al igual que procesos psíquicos que estructuran las identidades sexuales de hombres  y mujeres. Como consecuencia de eso, existen modos de participación y actuación por parte de hombres y mujeres en diferentes espacios sociales. En pocas palabras, la normativa heterosexual da lugar a las desigualdades inequidades de género, al no permitir las múltiples identidades de personas que habitamos este mundo.

                 familia-homoparental_830_650_cropp

La consecuencia inmediata es considerar a los homosexuales como parte de un grupo subordinado a ese dominio heteronormativo, supone un carácter de agresión, vergüenza, exclusión de los derechos y privilegios como por ejemplo el matrimonio y la maternidad o paternidad. La lógica de la heterosexualidad recae en políticas de los “uno”, generando así desigualdad a partir de universos de sentidos morales que son también totalizantes.

Es común escuchar a críticos del matrimonio igualitario decir: La Biblia dice que el matrimonio es entre un hombre y una mujer nada de hombre con hombre; estas afirmaciones dan lugar a la construcción de una verdad objetiva sofocando así cualquier otro modo alternativo de interrelaciones afectivas.

Sobre el matrimonio igualitario, si pensamos solamente en la estructura formal de la familia, encontraremos modelos que responden al matrimonio civil, eclesiásticos, concubinato, madre e hijos, padre e hijos y, las que nos interesa, las familias homoparentales. Si más allá de lo formal buscamos lo funcional, encontraremos que lo real y lo estructural pueden ser diferentes. Las críticas hacia el matrimonio igualitario se fundamentan en lo estructural, lo legal y el reto a la autoridad que esto supone, dejando a un lado la funcionalidad del matrimonio, el reflejo de este en la familia y por supuesto, en los niños.

Las últimas investigaciones realizadas por la Asociación Americana de Pediatría (AAP) afirman que la estructura familiar por sí misma crea poca diferencia en el desarrollo psicológico de los niños, lo que realmente nos debe importar en la calidad presente en la vida familiar. El grado de armonía o desarmonía que pueda tener el niño en su desarrollo evolutivo tiene un mayor impacto en el bienestar del niño que la forma en que la familia está conformada. La orientación sexual de los padres ha pasado a ser un factor que parece crear poca diferencia en el estado de los  niños. Lo que es de cuidar es la representación social del matrimonio igualitario, los comentarios y las actitudes del resto de las personas en la estructura social del niño, eso es lo que realmente los afecta. Las variables como el respeto, el cuidado, la comunicación, la falta de conflictos y las sanas expresiones de amor se encuentran en cualquier familia indistintamente de la orientación sexual de sus progenitores.

Vistas: 2254
Share.

Comentarios

Comments are closed.