Educando a Venezuela

0

No hay duda de que La Educación tiene problemas. Los elevados costos de los productos escolares están aumentando rápidamente, esto se traduce en la reducción de actividades educativas. Escuelas públicas y privadas han tenido que cerrar sus puertas. Se han asignado a los maestros cursos numerosos y a los profesores universitarios se les exige dar más horas de clases y menos de investigación.

                                                                                                                              Por Merwin Ponce

@jjponce_alterno

Hace unos 7 años algunos venezolanos que tuvieron la oportunidad de haber vivido en el exterior me comentaban como la educación en Venezuela era, muy por encima, superior a la de otros países; lo que me hizo reflexionar acerca de cuáles eran los parámetros para tal comparación. Quizás el punto de comparación de estos venezolanos son colegios privados que para aquella época conformaban el circuito de la excelencia; pero en su mayoría el venezolano común, asiste a otro circuito educativo que tiene muchas deficiencias. Es necesario reflexionar que los espacios de educación venezolana sufren una terrible diferencia entre las instituciones privadas y las públicas, no solo en infraestructura, mantenimiento u otros servicios, sino también en la calidad de la enseñanza.

En un ambiente de educación pública los niños venezolanos reciben una instrucción no tan sustancial como la recibiría un venezolano en la institución privada, la cual no está sujeta a frecuentes paralizaciones. A los padres de estos niños se les exigen la educación de sus hijos, situación que no debería en primera instancia exigirse, ya que la primera educación viene del hogar. Además de esto los padres deben costear en su mayoría los gastos de la educación de sus hijos, que en teoría debería ser gratuita y obligatoria. Una investigación sobre la psicología social de la educación en Venezuela arroja que cada año más del 16% de los niños que se matriculan en el primer grado son repitientes. El análisis de la situación encuentra que los niños no se han graduado porque no saben deletrear palabras y presentan errores de ortografía. Un niño que llega al primer grado sin saber leer y escribir suele adjudicarse a la falta de atención de los padres pero, ¿Es esto realmente cierto? y que pasa con los que les toca enseñar este tipo de habilidades, los maestros.

via GIPHY

Tomando en consideración la visión del presidente de la Federación Venezolana de Maestros (FVM) Orlando Alzuru, la estabilidad de la carrera educativa en Venezuela tambalea, incluso comenta que los concursos para optar por un cargo ya no existen. Cualquier persona con un título de educación, o en el peor de los casos, sin ser profesional puede ejercer la carrera en situación de carencia; es decir, no hay profesores o maestros, generalmente se buscan personas no calificadas que sepan un poco de la materia y sin pedagogía alguna. Incluso las jubilaciones masivas de profesores abrieron oportunidades para muchos de estos, pero hay que reconocer que también afectaron la calidad de la enseñanza con la salida abrupta de maestros.

Todos estos problemas por los que a traviesa la educación en Venezuela pudieran tener una solución en común, una solución considerada incluso rara: todo lo que tenemos que hacer es mejorar la enseñanza. Si pudiéramos por un momento enseñar y hacerlo bien, no solo en función del material sino también de tiempo y esfuerzo, todos estos problemas podrían resolverse. Enseñar efectivamente es permitir la adquisición de un amplio programa de habilidades, es cubrir más campos del conocimiento, implica tener clases menos numerosas y más eficientes. Según el psicólogo B.F. Skinner, cuando se enamora al profesional de la educación con la enseñanza se mejorara el rendimiento. Enseñar es una inversión que en nuestro país no se realiza, nuestra inversión sigue los caminos de la democratización de una educación deficiente, en vez de invertir en investigación y desarrollo para averiguar dónde están las fallas básicas del proceso y lograr mejorarlo.

Sí, el sistema político – económico venezolano puede explicar mucho la situación tambaleante con la educación en Venezuela pero debemos comenzar a realizar pequeños cambios y dejar de culpabilizarnos; debemos comenzar por lo que se encuentra a nuestro alcance. ¿Realmente necesitamos enseñar a la gente cómo enseñar? – Sí, el arte de enseñar, como lo menciona Skinner en su publicación de 1972 “El Futuro de la Educación”, es en sí misma el arte de captar y mantener la atención del estudiante para tomar riendas sobre su futuro entonces el futuro de la educación en Venezuela será mucho más prospero.

Vistas: 1211
Share.

Comentarios

Comments are closed.